LA COLA DEL DIABLO (II)

0
646

Preguntando aquí y allá encuentro que detrás del conflicto Juquila-Yaitepec, están políticos con sotana como el “cura guerrillero” Wilfrido Mayrén. Participan también expertos de la incitación social como Salomón Jara, Flavio Sosa, Arturo Peimbert, entre otros. De la mano con un grupo de profesores activistas del cartel 22, oriundos de Yaitepec, parece que preparan un coctel altamente explosivo.

       Aunque simula estar en bando diferente, el presidente municipal de Juquila, Francisco Zárate Pacheco (PT), coincide con el plan de los que cerraron la carretera: mantener el bloqueo hasta provocar violencia, ya sea con los de Juquila o con la Policía. A eso obedece que haya participado solo en una de las cuatro mesas de dialogo con la Secretaría General de Gobierno, y haya ordenado la retención del comisionado de la Policía estatal José Sánchez Saldierna quien hasta ayer seguía sin poder salir de Juquila,

         Las coincidencias políticas del primer concejal de Juquila con los incitadores de Yaitepec, las tejieron desde la alianza Morena-PT-PES que llevó al triunfo a López Obrador por lo que sus afinidades son evidentes. Francisco Zárate ganó la presidencia municipal de Juquila con las siglas del PT por lo cual, me dicen, el conflicto lo pone en una situación muy confusa. Cuando ordenó retener al jefe policiaco, el pueblo lo cuestionó. Resulta muy sospechoso que, solamente las autoridades de Bienes Comunales estén participando en las mesas de negociación, buscando solución pacífica del conflicto y la autoridad municipal de Juquila esté ausente.

                      INTERESES OSCUROS

      En julio del 2017, a través del Registro Agrario Nacional, citaron a las autoridades agrarias de Juquila a una cita con el entonces arzobispo Chávez Botello.

       Respetuosos con la fe católica, me dice el presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Juquila, Alberto Serrano, asistieron puntualmente. Al llegar se encontraron con el cura Wilfrido Mayrén. Sin siquiera saludarlos, espetó: “tienen que entregarnos El Pedimento”. La respuesta fue negativa. Les dijeron a Uvi y al arzobispo que la petición no podía ser así. Que tenían que consultar, primero a la asamblea de comuneros y luego al pueblo. La reunión fue muy ríspida y breve.

       Quedó demostrado el tamaño de la ambición que despierta entre los jerarcas católicos “El Pedimento” y la riqueza que generan las limosnas de los feligreses. Evidencia también que la manzana de la discordia es este lugar tan visitado por los peregrinos.

       En charla con Alberto Serrano, presidente del Comisariado de Juquila, y el secretario Liberio Ventura, confirmaron que los bienes comunales de ambos pueblos están confirmados y cuentan con resolución presidencial desde 1971 y en 1998 ambas comunidades ratificaron sus mojoneras.

                              INCITADORES

       Desde el punto de vista legal, en cuestión de límites no hay nada que alegar, pero las ambiciones económicas por parte de la Iglesia, y las políticas por parte de los incitadores del Morena y del cartel 22, pueden hacer estallar la violencia.

       El cartel 22 quiere la presidencia municipal de Yaitepec, para su activista Fausto Sabinas.

         Salomón, Flavio, Peimbert y Uvi, quieren recuperar El Pedimento para que la Iglesia católica los exorcice y aminore el peso de ese gran costal de pecados que cargan sobre sus hombros. El demonio de Tasmania no quiere arder de por vida en el infierno. Estas son las ambiciones celestiales de los que atizan el caso Juquila-Yaitepec. Sus afanes económico-políticos, ya se los resolvió Morena.

       Sus intenciones quedan de manifiesto en el documento que los instigadores de Yaitepec hicieron circular. Coinciden con la consigna de recuperar -“al costo que sea”- El Pedimento. Así lo manifiestan: “…también han despojado a la iglesia la limosna del pedimento a más de 30 años, como crueles delincuentes y están violando los derechos de la asociación religiosa…”.

        En la tercera reunión con las instancias de gobierno, el presidente municipal de Yaitepec, Etelberto Cruz Peralta, aceptó un acuerdo de paz, pero al llegar a su pueblo lo encaró un grupo que encabeza el profesor Fausto Sabinas Santiago y contra la disposición del pueblo que quiere tranquilidad, no retiraron el bloqueo. Antonio Diego Cruz Santiago, presidente de Bienes Comunales de Yaitepec, fue cooptado por el grupo de profesores en el que participan Marcos Juárez Guzmán y otros activistas del cartel 22 cuya consigna es llevar el bloqueo de la carretera hasta sus últimas consecuencias.

       Todos los incitadores, incluyendo al edil de Juquila, tienen un objetivo claro: desatar la violencia con la idea de que algo obtendrán. El entorno de los sucesos descubre el objetivo: Que el partido Morena se adjudique la presidencia municipal de Yaitepec en poder del PRI. El que se apunta para la elección que mediante usos y costumbres se realizará en octubre próximo, es el profesor Fausto Sabinas.

       Mientras el presidente municipal de Juquila complica la situación con la retención del comisionado de la Policía estatal, el Comisariado de Bienes Comunales obtuvo ayer un amparo del Juez primero de Distrito en el cual ordena a las instancias de gobierno garantizar el libre tránsito y demás derechos humanos de los que por allí transitan. Es decir, insisten en buscar la paz por medio de la ley.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta