BAJO SOSPECHA

0
456

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político             

Quien lo dice es, nada menos que el líder del Senado de la República, Ricardo Monreal: “Morena está muy dividido y sobrevive porque sigue colgado del presidente López Obrador”. Rechaza las encuestas como método de elección para el candidato presidencial y que son las mismas con las que ensayan para escoger a los abanderados para gubernaturas, como la de Oaxaca.

Es tan evidente el divisionismo en las tripas del Morena (Oaxaca es ejemplo) que Monreal pide hacer un gran esfuerzo de trabajo partidario para unificar a la militancia porque -insistió- “Morena sobrevive en gran parte y está arriba por el Presidente de la República, no por el trabajo de base territorial y de dirigentes”.

En el caso de Oaxaca este resquebrajamiento es más notorio. El número de precandidatos con posibilidad real en la competencia se ha reducido solo a tres: Salomón Jara, Susana Harp y Raúl Bolaños Cacho, los otros son simple comparsa, pero aun así la guerra se torna encarnizada.

En esta disputa por la gubernatura, hasta Oswaldo García Jarquín que aún se dice presidente municipal de Oaxaca de Juárez, entra en sospechas. Dicen que anda socavando la poca credibilidad del partido Morena.

Los que tienen esos recelos dicen que es por dos cuestiones: Primero, que su objetivo es ensuciar el proceso de elección interna del Morena de tal manera que obstaculice la llegada de su archienemigo Salomón Jara, aunque para ello destroce la ciudad. Es un perverso.  

Segundo, que realmente su ambición lo haya llevado a tal desvío de recursos municipales que, antes de irse, lo estén obligando a reintegrar tantos millones de pesos del fondo de pensiones y que cubra los escandalosos adeudos a proveedores.

En este maremágnum de basura y anarquía citadina nadie ha explicado la siguiente rareza. Después de negarse sistemáticamente ante los trabajadores a reintegrar esos fondos, de pronto Oswaldo desde algún lugar, escondido, ordena a su tesorero entregar doce millones de pesos al fondo de pensiones con lo cual el conflicto aminoró ¿Dónde tenía esos recursos? ¿Por qué llegar a los extremos de los basurales en el Centro Histórico si el dinero allí estaba?

Si esto no es así que alguna instancia oficial lo aclare. La sociedad tiene el derecho a saber la causa de la crisis que abate nuestra ciudad por culpa de este político.  

CORRUPTO Y PERVERSO

Surge otra lucubración. Si bien es cierto que influyentes personajes del Morena califican a Oswaldo como un presidente municipal decepcionante, vicioso empedernido y, por lo tanto, ineficiente, la cosa no pasaba de esos reclamos, pero su perversidad política es lo que empieza a preocuparles.

Tiene razón la diputada Irma Juan Carlos cuando dice en este EL MEJOR DIARIO DE OAXACA: “evitemos que en el estado suceda lo mismo que en la capital donde el gobierno de Oswaldo García Jarquín es una vergüenza”. Así lo manifestó luego de pedir que en la próxima selección del candidato a gobernador “el pueblo y Morena eviten mantener la élite en el poder y aprender de la vergüenza que deja el presidente municipal García Jarquín”.   

En medio del caos que padecimos tres días, solo la diputada local Mariana Benítez -los demás del Congreso se asumen cómplices- se atrevió, vía redes sociales, a pedir al edil Oswaldo García que “asuma su responsabilidad” y que dialoguen sindicato y autoridad.    

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Es tanto lo que esconde el fracasado alcalde García Jarquín, que entre el caos dio la nota: hubo reunión del más alto nivel para atender conflictos de la ciudad fuera de control, pero ¡no se presentó el presidente municipal!

Insólito, pero así ocurrió. Otra cuestión igual de extraña fue la presencia del presidente municipal electo Francisco Martínez Neri quien, aunque hasta el próximo primero de enero asume formalmente, participó activamente en la reunión,

Fue un cabildeo intenso y oficio político fino de funcionarios de la Secretaría General de Gobierno, del secretario particular de la gubernatura, Jorge Yescas y del coordinador de Atención Ciudadana y Vinculación Social Omar Acevedo, para sentar a las dos partes. Dicen algunos medios que el “gran ausente” fue el edil Oswaldo García la realidad es que fue el gran sospechoso por su malicioso proceder ¿miedo a que lo retuvieran los enardecidos trabajadores de limpia? Tal vez.

Presionado por la presencia de su futuro sucesor y los dirigentes sindicales, furiosos porque los amenazaron con procedimientos judiciales, Oswaldo envió a su tesorero municipal con el depósito de los doce millones de pesos. Esta actitud deja una señal. El “guardadito” que hace Oswaldo en el “año de Hidalgo”, se le está descomponiendo. Además, lo hicieron firmar el compromiso de pagar adeudos el 20 de este mes ¿Cumplirá?