CASCARÓN TRICOLOR

0
519

Por Felipe Sánchez           

-Escaparate Político

Las más recientes decisiones del PRI en Oaxaca confirman lo que se ha dicho: que la plaza está entregada. Con esta determinación estarán cantando exequias para el otrora partidazo y nos permitirán conocer a los pérfidos que así pagan el poder, fama y fortuna que les dio.

En el mundo político parecen estar tocando el fin de las ideologías y cultivan el “chapulineo” que significa saltar de un partido a otro con suma facilidad. Esto también puede catalogarse como ausencia de moral pública de algunos políticos que traicionan a sus partidos.

Esta es la situación del PRI en Oaxaca. Es la que lo presenta débil para las próximas elecciones. No le vemos pujanza para hacerle frente al Morena, ni siquiera en coalición porque sorpresivamente fueron cancelando toda posibilidad de reagrupamiento de la alianza “Va por Oaxaca” que integraron con el PRI otros partidos como el PAN y el PRD. Eran la única viabilidad para competir ante un partido que se ostenta invencible.

En el caso específico de Oaxaca, cuidaron que ni el PVEM hablara de coaligarse con el tricolor con todo y que, juntos, obtuvieron una senaduría hace tres años. Por su parte, el Verde con toda oportunidad y formalidad se ligó a la alianza “Juntos Hacemos Historia en Oaxaca” que conforma con el PT, PUP y Morena. Mas cantada no puede ser la rendición de plaza.

Algunos priistas leales apostaban a la posibilidad de una fractura del Morena en el momento de conocerse el nombre de su candidato. Cuando esto suceda -elucubraban- el voto se dividirá. Entonces surgiría la gran oportunidad para un PRI que en alianza con el PRI-PAN-PVEM, pudiera competir decorosamente.

La lista original de precandidatos y precandidatas ha quedado reducido a dos varones y una mujer. La dama pronto quedará fuera porque, según me dicen, está considerada para integrarse al gabinete de Alejandro Murat.

Por si esto no fuera suficiente los partidos llamados de oposición como el PAN, MC y el PRD, designan precandidatos sin relevancia. Los del partido azul causan pena. Entre los que se anotan están el ex convicto Carlos Moreno “El Libretón” y la dueña, digo dirigente del PAN, Antonia Natividad Díaz.

Hasta el lanzamiento de la convocatoria del PRI para la elección del candidato de Oaxaca resultó una chuscada. Incluyeron una inmensidad de hojas que nadie leyó. En el documento trataron de disfrazar con terminologías que la asamblea de delegados será, como siempre, el clásico dedazo.

LOS GANANCIOSOS

Irónicamente, aunque pierda el PRI la mayoría de las seis gubernaturas que disputarán este año y se convierta en el colero de las preferencias electorales, los gananciosos serán dos: Alito Moreno que seguirá administrando el membrete, aunque termine en cascarón con algunos legisladores gracias a los votos de los leales priistas. También se beneficiará el que resulte candidato en Oaxaca porque a pesar de todos los embates tendrá alguna presencia política con los cien mil o 120 mil sufragios que, calculan, podría cosechar.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Continuando con los relatos del libro “La Familia Real” que describe los infortunios de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, hoy entramos a los relatos del derrocamiento de algunos Rectores que, paradójicamente, fueron los que trataron de restablecer las normas que se perdieron en esta casa de estudios.

Menciona, en primer lugar, a los que fraguan la salida del galeno Cesar Mayoral Figueroa.

“Las circunstancias son aprovechadas por Abraham Martínez Alavés uno de los principales incitadores de su caída. Logra el golpe y se queda cuatro años como Rector. En su rectorado ingresa a la universidad su alumno Miguel Ángel Concha quien era su secretario en la Comisión Agraria Mixta y a la vez ahijado del gobernador Pedro Vázquez Colmenares. Con estas ligas también resulta Rector.

“En ese entonces los Rectores los imponía descaradamente el Sindicato de Trabajadores Académicos (STAUO) cuyo control tenía Nahúm Carreño Vázquez. Este es impuesto por Marco Antonio Niño de Rivera, una época en que el porrismo se fortaleció en extremo al servicio de los grupos de poder emergentes.

“Así se viene una lista de Rectores sin ninguna experiencia académica y aportación para la UABJO como Homero Pérez Cruz, Hermenegildo Vázquez Ayala, Leticia Mendoza Toro, Francisco Martínez Neri , Rafael Torres Valdés y Eduardo Martínez Helmes. Lo trágico es que, además de la falta de escrúpulos de los Rectores (todos terminan inmensamente ricos), se suelta una ola de violencia y asesinatos al interior de la Universidad.

“Crimen sonado fue el de Nahúm Carreño Vázquez, líder moral del sindicato de trabajadores académicos (STAUO). Era asesor del Rector Homero Pérez Cruz, pero el poder que acumulaba estorbó tanto al gobierno que fue asesinado”. (continuamos)