PROLEGÓMENOS DE “EL AÑO DE LEONA VICARIO” (IV)

0
100

CUARTA Y ÚLTIMA PARTE

BOSQUE REAL, HUIXQUILUCAN, ESTADO DE MÉXICO. Con esta entrega concluimos la serie dedicada a dar a conocer el magnífico contenido de la publicación de la diputada federal María Marivel Solís Barrera, diputada por el Estado de Hidalgo y del Grupo Parlamentario de Movimiento Nacional de Regeneración Nacional, MORENA, en el cual, como lo hemos venido comentando, en forma sencilla y sin falsos protocolos, precisó la Exposición de Motivos de su Iniciativa de Decreto que logró que el actual 2020, fuera declarado por el Congreso de la Unión, “Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria”.

Ya también dejamos constancia de que la legisladora cimentó su proyecto en la labor del abogado-humanista, Saúl Uribe Ahuja, propietario desde 1950 de la Hacienda San Francisco Ocotepec de Apan, Hidalgo, que fuera de la heroína y con la cual demostró sus dotes de empresaria, en épocas en las que estas actividades estaban reservadas a los hombres.
Don Saúl Uribe, quien heredó de su padre la propiedad, la conservó, la dio a conocer y la enriqueció hasta lograr que oficialmente fuera declarada “Monumento Nacional”, a su edad 91 años y medio, sigue en la lucha de sus ideales al crear el “El Patronato Pro Leona Vicario”.

La publicación en su página seis, está ilustrada con el sello de correos con la efigie de Leona Vicario, mismo que data de 1910, Año del Centenario y que tuvo un costo de 2 centavos. La página siete tiene dos ilustraciones, en la primera, que surge de la izquierda, Don Saúl leyendo en la biblioteca de la Hacienda y abajo a la derecha, el interior de la propiedad donde destaca la fuente de la época. En la ocho y última página, en bajo relieve el busto de la Insurgente; en la parte superior izquierda se lee: Iniciativa presentada por la diputada, María Marivel Solís Barrera del Grupo Parlamentario de MORENA; en la parte final, cierra la publicación con la frase: “2020 como el Año de Doña Leona Vicario, Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria. Así concluye la publicación:

“A partir de que se convirtiera en propietaria de la Hacienda, doña Leona Vicario repartió su vida entre las labores como madre de Genoveva y María Dolores, ejercidas en la casa de Santo Domingo de la ciudad de México y como empresaria agrícola en la Hacienda de Ocotepec, en la que amplió el casco, restauró el cultivo en las enormes planicies magueyeras y aumentó considerablemente los hatos de ganado, lo que pronto le reportó considerables ganancias.

Los verdaderos héroes no piensan, actúan. No se sienten llenos de heroísmo, sino de patriotismo, de sacrificio y valor; viven y sufren sin ostentación y sin más testigos que sus seres queridos. Once años duró la Guerra de Independencia y Leona Vicario siempre siguió luchando por la libertad de México. Si algunos de sus contemporáneos fueron capaces, por su mezquindad y su ceguera de regatearle méritos, hoy se debería honrar a Leona Vicario como una gran heroína de la Independencia.

Porque la gloria no se conquista con actos espectaculares, se alcanza con valor y prudencia fuera de lo común, sin alardes de jactancia, pero con profunda convicción y sobre todo con amor.

Por lo anterior, impulsamos la iniciativa para que sea declarado el 2020 como el año de “Doña Leona Vicario, Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria”. Sólo se suprimieron los calificativos de “Doña” y “Dulcísima”.

Sin discusión, es una lucha ganada a la constancia de María Marivel y que se aúna al “Patronato Pro Leona Vicario”, idea y creación de Don Saúl Uribe Ahuja. Con toda humildad declaramos: que nos honra enormemente haber sido invitados a pertenecer a esta substantiva y transcendente comunidad histórica-cultural.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta