EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
248

No hay medio impreso, radial o en las redes, que no haga eco al enfado que permea entre la sociedad por el comportamiento de este presidente municipal.

Ayer alcanzó nivel de viral (trending topic) el malestar de la gente porque en el municipio de Oaxaca de Juárez -ni siquiera comparado con los municipios conurbados más anárquicos- había tal relajamiento en la apertura de cantinas y antros de vicio. Tal vez se deba a la afición etílica que todos le conocen a don Oswaldo.

Algún funcionario sensato de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, montó un operativo con uniformados de esta dependencia para realizar revisiones al interior de los centros de vicio que siguen funcionando porque así lo permite Oswaldo García Jarquín en medio de la Pandemia y pese a los altos índices de contagio.

Pregunté a un comandante de los uniformados sobre dicho operativo. Me comentó que las autoridades sanitarias han detectado que en los bebederos y prostíbulos que funcionan las 24 horas en el municipio del centro pese a los altos contagios de COVID, el riesgo de infección es muy alto.

Esto lo saben bien las autoridades municipales, pero se resisten a regular el funcionamiento de bebederos de alcohol. Otro policía más aguzado me dice: Aquí se reflejan las debilidades de don Oswaldo.