EL SALTO DEL CHAPULÍN     

0
163

En la conferencia mañanera del presidente López Obrador, el Secretario de Salud Jorge Alcocer Varela insistió en el “robo hormiga” de medicamentos en las bodegas estatales, incluyendo las de Oaxaca. Sugirió en que “es necesario seguir revisando la entrega en los almacenes estatales, pues el retraso de entrega a los hospitales públicos es un vicio que persiste”.

De acuerdo con la información del secretario de Salud “se ha presentado retraso en la entrega y comprobación de la recepción por parte de los estados, impactando en el seguimiento y en los procesos administrativos”.

Informó que se han entregado más de 70 millones de piezas, pero los estados solo han comprobado 33 millones de dichas piezas.

En el caso de Oaxaca esto resulta muy sospechoso porque las medicinas llegan, pero “desaparecen”. El mismo Alcocer informó que gracias a la participación de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y Guardia Nacional, se ha agilizado la entrega de 40 millones 281 mil medicamentos e insumos para los estados, entre ellos Oaxaca.

Como dicen, “aquí hay gato encerrado” porque las medicinas no pueden desaparecer sin la intervención de   “ratas de dos patas”. Se avizora la complicidad entre funcionarios de los Servicios de Salud y los sempiternos dirigentes sindicales Mario Félix Pacheco, Alberto Vázquez Sangermán, entre otros.

Cuando se detectó la quiebra económica de los SSO y la crisis que provocó el despido de aviadores, cientos de comisionados sindicales y la contratación de médicos, enfermeras y técnicos sin título, los líderes del sindicato trataron de esconder la cola. Ellos están entre los principales responsables de la gran corrupción que prohijaron desde los tiempos de Ulises Ruiz y que se pudrió con el saqueador Gabino Cue.

Lo raro es que se habla de funcionarios corruptos, pero no hay ninguna investigación contra los capos del sindicato que en este escándalo actúan con gran simulación. Han preferido callar ante los supuestos “despidos injustificados”. Lo que se ha descubierto es que vendieron plazas al por mayor. 

Al decidir el gobierno federal una limpia a fondo, las ratas no dan la cara por los supuestos despedidos. Saben bien que la mayoría son aviadores, médicos y enfermeras patito.

Los líderes sindicales tuvieron que firmar una minuta con el gobierno donde dicen que “a partir del 04 de octubre y durante dos semanas, estará una comisión en todas las unidades de los Servicios de Salud de Oaxaca para hacer el diagnóstico de la situación real de los supuestos “despedidos”. Aceptaron verificar en los almacenes el abastecimiento de medicamentos e insumos. Como se ven las confabulaciones todo indica que allí quedará todo.

Compartir
Artículo anteriorCAMBIO EN EL GABINETE
Artículo siguienteASEGURAN AERONAVE CON 400 KG DE COCAÍNA EN EL ISTMO DE TEHUANTEPEC
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.