EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
129

 

Desde la inauguración de sus sesiones la 65 legislatura del estado empezó con el pie izquierdo.

El diputado reelecto Horacio Sosa Villavicencio del partido Morena, no ha podido asistir agobiado por la Pandemia. Sus correligionarios están con la sugerencia de que pueda rendir protesta desde el hospital situación que han aprovechado los socarrones del PRI, Alejandro Avilés Álvarez y Fredy Gil Gopar, para negociar una atención similar para su cófrade motejado “El Gato”, Gustavo Díaz Sánchez. Es decir, quieren que desde la cárcel proteste como diputado reelecto. Un asunto complicado porque los asesores del Congreso no han encontrado legislación al respecto.

Como es sabido, este legislador del tricolor enfrenta procesos por homicidio, delincuencia organizada y otros delitos por lo que ha sido enviado a una prisión de alta seguridad en el estado de Veracruz. Aunque sus procesos se ventilan en el vecino estado, el Fiscal General de Oaxaca, Arturo Peimbert reveló que desde hace cuatro meses en Oaxaca investigaban al diputado priista, Gustavo Díaz Sánchez, ante la solicitud de su similar del estado de Veracruz.

Dijo que su detención y vinculación a proceso es resultado del trabajo coordinado entre ambas instituciones con apego a un nuevo modelo de investigación y reacción que involucra a las Fiscalías fronterizas con la de Oaxaca. El trabajo coordinado con las fiscalías de Chiapas, Guerrero, Puebla, Veracruz y Tabasco permiten acciones coordinadas que permitieron llevar a proceso al citado diputado señalado por tener diversas actividades delincuenciales.