EL SALTO DEL CHAPULÍN

    0
    292

    LOS CACIQUES de la Sección 22 del SNTE, los que durante 30 años han medrado a la sombra de la “fuerza política” de los 70 miembros del magisterio oaxaqueño, se empiezan a enfrentar con sus propios demonios.

    RESULTA que muy pocos maestros aceptaron voluntariamente asistir a las movilizaciones de apoyo al Sindicato Mexicano de Electricistas, y menos cuando ya saben que más de la mitad de sus agremiados han aceptado su liquidación laboral.

    PERO como no va a ser así. Con el ejemplo del SME donde el poder de los “líderes” se desmoronó en el momento en que el gobierno ordenó NO pagar más por la improductividad en Luz y Fuerza del Centro, la mayoría de los burócratas de la educación empezaron a medirle el agua a los camotes.

    ERA de esperarse. Quién en sus cabales quiere seguir poniendo en riesgo su empleo con tal de mantener los privilegios de sus líderes que, insaciables, cada día exigen más al gobierno vendiendo el control y la “fuerza de movilización” de sus agremiados.

    NO SON pocos los de la sección 22 de Oaxaca que se han dado cuenta del riesgo que implica seguir jalándole los bigotes al tigre cuando cómodamente pueden seguir con privilegios como estos.

    TRABAJAR solo 200 días al año y cobran 475, lo que contrasta con su productividad, pues tienen a la entidad en el último lugar en el índice nacional de desempeño escolar de primaria y secundaria.

    Los beneficios laborales para los miembros de esa sección incluyen el cobro de 475 días por año, cuando el calendario escolar es de 200 días, es decir, les pagan 275 días más de los que trabajan.

    Entre sus beneficios, establecidos en su contrato colectivo y dados a conocer en el Diario La Razón , reciben 10 días de prima vacacional, 90 días de aguinaldo y otros 19 días de bonos de productividad y no participan en el Concurso Nacional para el Otorgamiento de Plazas Docentes, instrumento con el que el gobierno federal pretende someter a examen las plazas para que sólo los más calificados las obtengan.

    Los maestros de la sección 22 cobran 475 días contra 200 laborables que marca el calendario escolar de la Secretaría de Educación Pública.

    Además, el magisterio oaxaqueño define la política salarial de sus agremiados y en el Instituto Estatal de Educación Pública designa a los directores de diversas áreas.

    En el dictamen del ministro de la Suprema Corte , Mariano Azuela, que determinó, hace menos de un mes que la APPO violó garantías como el derecho a la vida, a la educación y al libre tránsito, recopiló datos sobre el desempeño de profesores y la educación en el estado.

    “Se estima que el ausentismo de los maestros era de 50% del total de días laborales, pues en las áreas rurales y en algunas urbanas de los 200 días del año académico asistían en promedio 110 días”.

    Compartir
    Artículo anterior¿A QUE LE TIRA AMLO?
    Artículo siguiente«LA FAMILIA»

    Dejar respuesta