EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
76

Continuamos hoy con algunos capítulos del libro “La Familia Real” de la Universidad Autónoma Benito Juárez, en el cual descubren que con el Chapito establecieron la práctica de la Rectoría dual. En esa época padre e hijo empezaron a mandar conjuntamente. Después, Eduardo al poner a los sucesivos rectores siguió teniendo control, hasta la fecha, aunque está sujeto a proceso.

“Durante su Rectorado -cita el libro- Eduardo se dedicó a las cuestiones administrativas y académicas en tanto el Chapo mayor se encargó de la política. Controlaba a los porros y fortaleció a su sindicato SUMA, estableció relaciones con otras agrupaciones de maestros, trabajadores y políticos. Con ellos empiezan a perfilar el proyecto de la sucesión familiar. Hay divergencias entre ambos. Don Abraham propone que el próximo Rector fuera su yerno Pérez Campos, Eduardo tiene otro plan y busca alianza con el partido Morena, olvidan al PRI como el partido del apoyo”.

“Buscaron a diferentes políticos, diputados, líderes de organizaciones sociales y agitadores de toda laya. A muchos de estos los hicieron interlocutores para llegar a López Obrador, pero los sorprendió el discurso presidencial contra los caciques de las universidades públicas. Su proyecto de hacer diputado Morenista al Chapito, fracasó”.

“Anteriormente don Abraham Martínez hizo alianzas hasta con el belicoso MULT, pero tuvo muchas diferencias con el entonces líder Heriberto Pazos y se acabó el pacto”

Uno de los temas más tenebrosos que toca el citado libro es titulado “El lavadero del Chapito, millonaria administración en una Universidad pobre”. Dice:

“EI rector Eduardo Martínez Helmes, manejó un gran presupuesto (cerca de mil 500 millones de pesos) donde hubo desvío de fondos públicos y mucho más que eso.

“La Universidad reinició labores el 7 de enero de 2016 con amenaza de huelga del STEUABJO. Las autoridades buscaron de nuevo el apoyo del Gobierno del Estado para evitar que colocaran banderas rojinegras en todas las escuelas donde asisten más de 25 mil universitarios.

“Se sumaron al STAUO los otros sindicatos y todos ganaron porque son instrumentos de poder. Los logros de unos se hacían extensivo a todos a pesar del raquítico presupuesto del cual el 90 por ciento se va en pago de salarios y prestaciones para más de 3 mil 400 sindicalizados”. Continuamos.

Compartir
Artículo anteriorADIOS SUSANA
Artículo siguienteHan Pasado 52 Años y No Olvidamos La Tragedia
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.