EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
100

En las benditas redes sociales leo sobre un escabroso conflicto en el que está involucrado un cura apegado a los bienes terrenales más que a las virtudes teológicas. La denuncia la hace el abogado Evelio Bautista Torres. Lo comparto porque resulta turbador que la avaricia se arraigue entre los que se suponen puritanos.
Luego de evocar algunos exhortos que hace el arzobispo Pedro Vásquez Villalobos a sus similares religiosos para realizar el bien y recriminar el mal para “ser mejores sacerdotes”, el abogado Bautista pide la intervención del prelado en el peculiar caso. Dice:
Hace algunos años el señor Nicolás Ramírez García y la señora Saavedra, “su pareja”, acudieron a mi domicilio solicitándonos el “uso gratuito” de un predio contiguo al de ellos, ubicado en la continuación de la calle Emiliano Zapata de la colonia Reforma. Eso para utilizarlo como bodega de materiales de construcción para sus fincas aledañas, accediéndose a tal solicitud. Resulta que el peticionario Nicolás Ramírez identificado luego como el párroco de la Villa de Zaachila y hoy rector de la Basílica de la Soledad; aunque parezca inverosímil, edificó lo proyectado pero también otra residencia sobre el predio que amablemente se le facilitó y, hasta lo renta.

Tal clérigo se opone a la devolución del terreno arguyendo que localizó papeles que prueban su propiedad y que además ya lo heredó a sus descendientes. Se jacta de contar con el respaldo de distintos abogados que actúan bajo la dirección del abogado Roberto Pedro Martínez Ortiz. Desde hace más de un año le he buscado telefónicamente en la CdMx, sitio en que reside. A través del también Jurista Pedro Celestino Guzmán Rodríguez me dijo que: él no puede intervenir en la disputa porque el cura Nicolás Ramírez es su compadre y se trata de un tipo osco.

Acudí al también clérigo Bertoldo Yescas, amigo desde la infancia, quien coincidentemente fue compañero de estudios en el Seminario de Nicolás Ramírez y antecesor en el curato de Puerto Escondido del actual Arzobispo Pedro Vásquez, pero murió.

El arzobispo, por conducto del portavoz Ricardo Antonio Mendoza me dice: “siento desligarme del asunto pues la infracción de Nicolás Ramírez fue cometida en su papel de civil y no de eclesiástico”.

Nota: dejo para mañana los temas de “La Familia Real” de la UABJO.

Compartir
Artículo anteriorGRITO DESESPERADO
Artículo siguienteExigen periodistas de Oaxaca justicia para Lourdes Maldonado
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.