EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
133

La incontenible violencia, finalmente, alcanzó a la primera autoridad del municipio de Juchitán. A punto estuvo de ser ejecutado el primer concejal Emilio Montero Pérez.

       La noche del sábado fue blanco de la violencia desatadas por un grupo enardecido en las cercanías de la agencia municipal Álvaro Obregón.

       Dejar hacer, dejar pasar durante tantos años de parte de las sucesivas autoridades municipales, permitió que se aposentara la ingobernabilidad en la histórica Juchitán.     

        La Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO), inició una investigación por el ataque contra la primera autoridad municipal. La camioneta en que viajaba Emilio Montero Pérez fue incendiada y el edil resultó con algunos golpes. Dicen que salvó la vida al brincar del vehículo y ocultarse entre la maleza.

       El edil hacía proselitismo para un candidato a agente municipal por lo que sus adversarios políticos, en masa, bloquearon el paso y lapidaron el vehículo con palos, machetes. Por el número de personas y su actitud violenta, el presidente municipal, junto con sus colaboradores abandonaron dichas unidades en tanto los manifestantes incendiaban una de las camionetas. 

       Aunque los de la COCEI y otros grupos políticos de Juchitán han agregado a las luchas por el poder, la agresión física entre adversarios y hasta los homicidios, la Fiscalía informó que iniciará investigaciones contra los incitadores de la agresión. A ver si no el mismo presidente municipal pide que no se aplique la ley. 

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta