EL SALTO DEL CHAPULÍN 

0
407

No hay duda de que el gobierno del estado se hace harakiri es decir, subvenciona con millonarias cantidades de dinero público a los “desplazados” triquis que estándesmadrando los portales, fachadas y calles del Zócalo donde viven, comen, defecan, hacen negocios tutelados por la CIDH y la DDHO.  

Información extraoficial indica que, de enero 2017 a la fecha, han recibido unos ocho millones de pesos, supuestamente porque son “pobrecitos desplazados que no tienen ni donde dormir”. Los muy audaces encontraron en la invasión de los portales y el zócalo una forma de medrar.

Lorena Merino la dirigente más audaz y agresiva, recibe 69 mil pesos cada mes. Los otros cabecillas de los desplazados son, Braulio Hernández, Jesús Martínez, Sergia Martínez, María Juana Santiago, Epifania Martínez y Selena Velasco. Entre todos se han repartido la millonada, pero siguen invadiendo y traficando con los espacios.

El negocio ha despertado recelos y enfrentamientos entre los grupos. La semana pasada, Raymundo Merino primo de Lorena, se apropió de otro puesto. Basilio Ramírez le dijo que no tenía derecho y fue agredido a golpes por Raymundo un peligroso triqui procesado por cargos criminales de robo y lesiones. Lo raro es que a pesar de que este último causó lesiones a Basilio la policía no detuvo al agresor pese a que se encuentra en Libertad condicional.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorMIGUEL ALEMÁN, UN HOMBRE DE LOS MEDIOS 1V
Artículo siguiente«Sones para convertirse en nahual», fruto de tequio y guelaguetza
FELIPE SÁNCHEZ JIMÉNEZ
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta