EL SALTO DEL CHAPULÍN 

0
62

Hay “representantes populares” que tratan de cumplir con la obligación a la que se comprometen cuando piden el voto, pero están también los que les vale madre el pueblo que dicen representar. Así veo a los diputados miembros de la 64 legislatura local que comanda Delfina Guzmán en su calidad de presidenta de la Junta de Coordinación Política.

Después que la Pandemia contagió media docena de sus diputados, funcionarios y murió el legislador Othón Cuevas, decidieron cerrar el changarro. Se fueron de vacaciones. Dejaron tirado el programa de comparecencias de secretarios que tenían que cumplir con la glosa del informe del gobernador. Pero hay algo más insensato. Se negaron formalizar la decisión del Ayuntamiento de Sola de Vega que desconoció a su presidente municipal Esaú Núñez “por ladrón y abusivo”.

Los diputados tenían que legalizar la decisión de todos los concejales. Sospechosamente se ausentaron. Esto confirma mi tesis: venden protección a los ediles rateros.