CANIBALISMO PURO

0
274

Nada da más pena que ver cómo los grupos políticos aprovechan las etapas electorales para promover sus filias y fobias.

Esto viene a cuento por la terrible embestida que sufre la diputada federal panista Alejandra García Morlán, inmolada políticamente hasta obligarla a renunciar a lo que todo político aspira: alcanzar el poder.

En cuanto esta dama sacó la cabeza con la intención de ser candidata a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, pero principalmente para cuestionar las sospechosas negociaciones políticas, en su partido, Acción Nacional, rompieron las reglas más elementales de la política. Los teóricos consideran que la política es la principal actividad del hombre para vivir en paz, en estabilidad, en concordia, en tolerancia, pero los panistas nos hacen ver lo que decía Gregorio Marañón: “La batalla política es el más sangriento espectáculo nacional después de los toros”.

El atrevimiento de la diputada García Morlán fue sospechar de las negociaciones que la dirigencia local aceptó para concretar en Oaxaca la coalición con el PRI y el PRD. Como dije en mi entrega de ayer, la presidenta estatal Antonia Natividad Díaz Jiménez y su adjunto en el cargo Juan Iván Mendoza, aceptaron que su partido en Oaxaca ya es una entelequia y, por lo mismo, convinieron obtener los últimos provechos del cadáver. El momento lo aprovechó también la aguerrida Antonia Natividad para cobrar viejas afrentas políticas a su rival Alejandra García.

HASTA ACABARLA

En las 48 leyes del poder de Robert Greene, en la recomendación quince se lee que “…todos los grandes líderes de la historia sabían que era necesario aplastar por completo al enemigo al que temían. Si se deja encendida una sola brasa, por muy débil que sea, siempre se corre el riesgo de que vuelva a desencadenar un incendio. Se ha perdido más por una aniquilación a medias que por una exterminación total. El enemigo se recuperará y buscará venganza”.

Elucubrando, pudiera ser que los agravios entre estas dos damas alcancen tal relevancia que una ya no quiere ver a la otra triunfar en política. Con la dirigencia del PAN en sus manos, Antonia Natividad sabe que “en política los cadáveres que vas dejando pueden revivir cada tres o seis años” y decidió sepultar políticamente a su adversaria. No hay otra cosa que explique la ferocidad con que estas damas entienden la política.

VALEROSA

Hay que reconocer el valor de Alejandra García de encarar el cacicazgo que desde hace 10 años mantiene Antonia Natividad con actitud cuasi delincuencial. Los panistas de Oaxaca, aunque se digan históricos u orgánicos, han permitido sumisamente que la dupla Natividad-Juan Iván, se apoderen absolutamente del partido. Controlan la mesa directiva, el consejo político estatal, la comisión permanente que es la que elabora la lista de candidatos, se anotan en la lista preferente de candidatos, acaparan posiciones, etc. Aunque con recelo, Alejandra movió a algunos grupos panistas que intentaron cuestionar el absolutismo de la dirigencia local. Lo que consiguió fue una escalada de agresiones antipolíticas.

Primero, le rechazaron su denuncia por violencia de género. El Tribunal Estatal Electoral determinó que “no se actualizan los 5 elementos que establece el protocolo para la atención de violencia política en razón de género dentro del Procedimiento Especial Sancionador interpuesto por la Diputada Federal del Partido Acción Nacional, Dulce Alejandra García Morlán”. La dueña, digo dirigente del PAN, “acreditó que, contrario a lo expuesto por la diputada plurinominal, sí ha sido convocada a diversas reuniones internas mediante correo electrónico”.

LA DOBLEGARON

Otro golpe fue la publicación de contratos de obra pública que, supuestamente, el gobierno del estado ha concesionado al esposo de la diputada García. Esto para acusarla de tráfico de influencia y demeritar su calidad de política.

Fue constante el golpeteo político que, finalmente, llevó a Alejandra García olvidarse de su pretensión de ser incluida como candidata a la presidencia municipal.

Como se dice en que política hay tiempos de lanzar cohetes y tiempos de recoger las varas, la diputada García aceptó retirarse por otra realidad: su mecenas, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral ha perdido toda influencia en el PAN. Eso la obligó a firmar un comunicado donde dice que las embestidas en su contra “transgreden el primer principio de Acción Nacional que es el respeto a la persona humana y si nos vamos a meter a cuestiones personales vamos a estar perdiendo de vista el objetivo que en este momento es formar la alianza para poder garantizar con el candidato que se vislumbra que la puede encabezar, que es Javier Villacaña Jiménez, el triunfo para la capital oaxaqueña”.

ADIOS AL PELIRROJO

Ayer partió a la vida eterna un auténtico caballero de la política, don Luis Martínez Fernández del Campo. Recuerdo una de sus frases sabias: “En política no hay sorpresas, sino sorprendidos”, y alude a que todo aquel que se mete a la política, sabe a qué se mete y por eso se mete.