FUE ASESINADO EL PERIODISTA ROBERTO TOLEDO EN ZITÁCUARO, MICHOACÁN

0
48

COMUNICADO CONJUNTO

  • Enero ha sido un mes trágico para el medio, 5 asesinatos: 4 periodistas y un familiar.
  • En este último crimen, el colega Armando Linares López director del portal de noticias, “Monitor Michoacán”, señala a dos funcionarios como presuntos implicados en el homicidio.
  • Precisa que recibieron amenazas por las notas sobre corrupción que publicaron y que implicaban a el exfiscal regional Francisco Herrera Franco y al presidente Municipal de Zitácuaro, Antonio Orihuela, inclusive la víctima mortal había recibido protección federal.
  • Tres sicarios tocaron a la puerta de la sede del Portal y cuando el comunicador la abrió, le dispararon a quemarropa.
  • Hubo intentos por desvirtuar la información en el sentido de que la víctima mortal no era periodista, el propio director del medio de comunicación aclaró que tan era colega, que se desempeñada como su más cercano colaborador y las amenazas que habían recibido estaban dirigidas a ambos.

Como lo informamos con toda oportunidad, el periodista y abogado Roberto Toledo fue asesinado la tarde de este martes 31 de enero a la entrada de la sede del portal de noticias “Monitor Michoacán” de Zitácuaro, Michoacán. Se informó que fueron tres sicarios quienes tocaron a la puerta y cuando la abrió el comunicador le dispararon a quemarropa para después huir con toda tranquilidad.

Hemos indicado anteriormente y reiterado que tal parece que el gremio periodístico en México tiene que vivir en continuo duelo por la vergonzante impunidad prevaleciente, ahora corroborada por las propias autoridades federales, mismas que aceptan que el 90 por ciento de estos crímenes no han sido investigados correctamente puesto que los autores intelectuales y materiales no han sido llevados a los tribunales. Es la impunidad, reiteramos, la que propicia esta ola de violencia que no cesa desde 1983.

Sólo en este trágico enero del año que comienza hemos sufrido 5 asesinatos, cuatro periodistas: Lourdes Maldonado López y Alfonso Margarito Martínez Esquivel, en Tijuana, Baja California; José Luis Gamboa Arenas, en Veracruz; y un familiar:  Jordy Dávalos Nieto, joven deportista de alta resistencia hijo del periodista Elodio Dávalos González, también asesinado en Veracruz.

Roberto Toledo de 55 años de edad había recibido amenazas a raíz de que en “Monitor Michoacán” denunció actos de corrupción del gobierno de Zitácuaro, presidido por Antonio Orihuela, reveló el director Linares López. Se sospecha, dijo, que los mensajes provenían de cercanos al edil priísta, puesto que “nos dijeron que le bajáramos de tono”.

Apenas conocido el asesinato, el propio ayuntamiento de Zitácuaro trató de desvirtuar la calidad de periodista de la víctima, al asegurar en sus redes sociales que Roberto Toledo era un colaborador técnico de un despacho de abogados que se ubica en las mismas instalaciones del portal.

La misma información la dio a conocer Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República, quien escribió en Twitter: “De acuerdo con investigaciones judiciales, el C. Roberto Toledo, asesinado el día de hoy, se desempeñaba como auxiliar de un despacho de abogados, no como periodista. Condenamos este crimen. Ningún ser humano debe ser privado de su vida. Nuestras condolencias a familiares y amigos.”

Horas antes, el mismo vocero presidencial escribió en su cuenta de Twitter: “El @GobiernoMX condena el asesinato del periodista Roberto Toledo del portal Monitor Michoacán. Trabajaremos en conjunto con el gobierno estatal y municipal para esclarecer el caso; no permitiremos la impunidad. Defendamos la libertad de expresión y el derecho a la información”.

El director del medio digital Armando Linares López se encargó de la aclaración correspondiente al afirmar que el atentado contra Toledo fue un mensaje para todo el equipo de “Monitor Michoacán”. “Quizá a él le tocó la mala suerte de abrir la puerta” de las oficinas, ubicadas en la calle Piña Norte y Andrés Landa, colonia Moctezuma, a unas cuadras del centro de Zitácuaro. Tras el ataque, fue trasladado a un hospital, pero en el camino falleció.

Armando Linares subrayó que desde hace un año y dos meses los dos recibieron amenazas de Francisco Herrera Franco, quien hasta noviembre pasado era fiscal regional y representantes mazahuas del oriente de Michoacán, entre ellos Crescencio Morales, Donaciano Ojeda y Francisco Serrato, lo acusan de estar involucrado con la delincuencia organizada.

Existen denuncias contra el fiscal por dichas amenazas: el 3 de noviembre de 2021 el portal publicó: “Tras varios años de sembrar el pánico y abusar del poder conferido, este martes trascendió que Francisco Herrera Franco ya no es el fiscal regional de Zitácuaro, en lo oscurito y por la puerta de atrás, el hasta hoy fiscal de este municipio fue cambiado al municipio de Apatzingán, según fuentes extraoficiales de esa dependencia. Su lugar será ocupado por Alberto Núñez Mora, quien desempeñó ese mismo cargo en Uruapan”.

Toledo llevaba casi tres años colaborando en Monitor Michoacán; “realizaba notas breves, apoyaba a subir textos a la página y me acompañaba a cubrir actividades… Hoy asesinaron a uno de nuestros miembros de nuestro equipo. Hace unos minutos atentaron en contra de su vida, perdió la vida. Así las cosas con Monitor Michoacán, exhibir corrupciones de políticos y funcionarios el día de hoy nos llevó a la muerte de uno de nuestros compañeros”.

El director del medio digital también relató que Roberto Toledo fue abordado por tres personas que le dispararon de una forma “ruin y cobarde”. Además, expuso que “hay nombres”, por lo que reiteró sus señalamientos hacia algunas “personas y políticos”, así como a “algunos otros” que pudiesen resultar implicados tras el proceso de investigación. “Nosotros no estamos armados y no traemos armas, nuestra única defensa es una pluma, un lapicero y una libreta. Hay nombres y sabemos de dónde viene todo esto”, remató contundente.

Con el asesinato de Roberto Toledo, en lo que va de 2022 se han cometido 5 asesinatos: 4 periodistas y un familiar.

En lo que va de la actual administración federal de Andrés Manuel López suman 49 asesinatos: 42 periodistas, 2 locutores, 1 trabajadores de prensa, 2 familiares y 2 escoltas.

De 2000 a la fecha, han ocurrido 286 asesinatos: 245 periodistas; 4 locutores: 11 trabajadores de prensa; 13 familiares y 9 amigos de comunicadores; 2 civiles, y 2 escoltas.

En consecuencia, de 1983 a la fecha, de acuerdo al monitoreo permanente del gremio periodístico organizado, suman 352 asesinatos, de los cuales han sido víctimas: 307 periodistas; 4 locutores; 11 trabajadores de prensa; 16 familiares y 10 amigos de comunicadores; 2 civiles, y 2 escolta

Además 28 desapariciones forzadas pendientes de aclaración.

Nuestro concentrado es terrible y lamentable por todos conceptos, puesto que la imperante impunidad es la que permite que los criminales, enemigos de las libertades de prensa y expresión burlen a la justicia.

El Gremio Organizado: Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX; Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Club Primera Plana, CPP, y Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP-MÉXICO, reitera en forma constante su demanda a las más altas autoridades del país para que terminen con esta vergonzosa impunidad en cuanto a los atentados a los informadores y demás víctimas.

Redobla su reclamo de justicia y de que se implementen los mecanismos de protección a los periodistas, trabajadores de prensa, de sus familiares y amigos que también han sido victimados en hechos, inclusive directos, para amedrentar a los comunicadores. ¡YA BASTA! Es nuestro grito permanente.

Reiteramos nuestro llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador, al Congreso de la Unión, a los gobernadores de las entidades federativas, y a los congresos locales, en este caso particular a las autoridades del estado de Michoacán para que aceleren las investigaciones, máxime que existen señalamientos directos de los presuntos responsables, además para que atiendan a la brevedad la Agenda Legislativa Pendiente del Periodista, que consideramos es el mayor blindaje para los comunicadores y por su contenido es un instrumento integral para asegurar las libertades de prensa y expresión en nuestro México.

Colima, Colima y Ciudad de México a 1 de febrero de 2022

UNIDOS POR LA PALABRA LIBRE.