JARA, EL SUPLICIO 

0
426

Dicen los enterados que hay dos sucesos que confirman que el proyecto Salomón-gobernador hace agua.

La reciente revelación de Salomón Jara Cruz a un grupo de sus íntimos, entre ellos el presidente municipal de San Blas Atempa, Antonino Morales Toledo, de sus nuevos propósitos que incluyen un plan B ante la posibilidad de que, al final del día, el Morena NO lo adopte como su candidato para la sucesión gubernamental, como parece ser.

En esa confidencia aceptó también que está en negociaciones con el dueño, digo líder, del partido MC, Dante Delgado, para que lo abandere porque “de que voy a ser candidato (a gobernador) lo voy a ser por cualquier otro partido”.

Después de estos develamientos se soltaron una serie de diatribas entre los grupos al interior del Morena como consecuencia de la terrible disputa por la designación de candidatos a diputados federales, locales y presidentes municipales. Dicen los enterados que, cuando menos, le tumbaron casi el 90 por ciento de los nombres que ya había aprobado Salomón Jara. Otros dicen que “ya había negociado”.

En su desesperación por mantener en la lista a los que ya había hecho el ofrecimiento de que serían candidatos, se metió directamente al golpeteo, incluso tuvo roces con su sobrino Sesúl Bolaños quien, como dirigente estatal del Morena, también había vendido algunas candidaturas. Cuando en el IEEPCO estaban a punto de aprobar los registros de los candidatos, Salomón ordenó al representante legal de su partido borrar nombres que no hubieran sido aprobados por él. Las divergencias alcanzaron tal algidez que tuvo que intervenir directamente el líder nacional Mario Delgado. Aseguran que con el visto bueno de este personaje dieron un fuerte jalón de orejas a Salomón. Asestaron machetazo a caballo de espadas al relevar a  Delfina Guzmán Díaz en un albazo muy sucio y sin precedentes.

EL SANTO DE ESPALDAS  

El senador morenista que ya se sentía candidato del 2022, como dice el populacho, parece que trae al “santo de espaldas” porque se le eslabonan los infortunios.

Digo esto porque además de lo mal que le han resultado sus últimas jugadas políticas, se consolida en Oaxaca algo que muchos políticos jaristas temen: que se consolide una coalición electoral entre Morena y los Verdes.

Los sibilinos de la política ven como primera señal el hecho de que Raúl Bolaños Cacho Cué haya estado en Oaxaca la semana pasada para alzar el brazo a dos candidatos a diputados federales surgidos de la alianza Morena-Verde, entre ellos a Santiago Chepi uno de los consentidos del cartel22.  Esto es muy significativo porque Bolaños es integrante de la dirigencia nacional del PVEM y es el único legislador federal afín que tiene el gobernador Alejandro Murat Hinojosa en el Congreso de la Unión. No hay que olvidar que Bolaños ganó la Senaduría con Sofía Castro abanderados por una alianza PRI-Verde. La dama renunció al escaño y Bolaños quedó como senador de primera minoría.

AÚN HAY MAS 

Pero aquí no acaban los tropiezos. Vale leer la siguiente perla: Mario Delgado, el trastabillante operador formal de la facción ebrardista-monrealista en Morena, pasó el reciente fin de semana en Chiapas, en visita de familias con Eduardo Ramírez presidente de la mesa directiva del Senado, técnicamente miembro de Morena pero, en realidad, riguroso subordinado político de Manuel Velasco Coello, el principal enlace del Partido Verde Ecologista de México.

Tan peculiar disponibilidad de tiempo para camaraderías entre Delgado, el mando formal del morenismo oficial y Ramírez, depositario de las confianzas, intereses y proyectos de Velasco Coello, se produjo al tiempo que se multiplican las protestas por la forma sesgada y camarillesca en que se han ido armando varias de las propuestas para gubernaturas estatales (más lo que viene en listas para diputados federales), en las que el Verde está sirviendo de factor auxiliar de postulaciones disfrazadas de lo que, a causa de su opacidad o rango de maniobrabilidad y de sus resultados digitales finales podrían denominarse dedencuestas, en nostálgico homenaje a los tiempos del dedazo supremo para definir candidaturas.

En esos vuelos anda el senador de Tuxtepec.

IRRITADO

Estas enormidades traen muy irritado a Salomón Jara, tanto que quiere utilizar a los normalistas para cobrar afrentas. Quiere una embestida de desestabilización política en la ciudad.

Entre los mismos normalistas que secuestran camiones, cierran calles, roban alimentos de los camiones proveedores, hay el rumor de que a partir de mañana pedirán no 300 sino 500 pesos diarios a Wilbert Santiago el vocero del cartel22 que tiene la encomienda de movilizarlos.

En el edificio del CRENO se parapetan de cada 10 normalista unos 40 porros contratados ¿Saben que argumentan? Que AMLO va a cerrar las Normales.