JUCHITAN, LOS NEGOCIOS

0
209

 

Juchitán es otro de los municipios caóticos que sufren hoy la ingobernabilidad pese a su presupuesto de casi 500 mdp más los recursos etiquetados. Es resultado del fenómeno electoral conocido como “efecto Peje” que catapultó al poder sin ver a quien. Un ejemplo del desbarajuste en ese Ayuntamiento que preside el morenista Emilio Montero.

Mientras el Cabildo con cifras de la Secretaría de Salud en su reporte del sábado pasado informó que en ese municipio han ocurrido 66 muertes por Covid19, el regidor de panteones consignó oficialmente 80 muertes por el contagio y que había 22 sospechosos del padecimiento.

La ingobernabilidad ha multiplicado grupos que aún tienen el sello de la podrida COCEI y traen un pleito a muerte contra la nueva corriente política del Morena que representa el actual edil Emilio Montero. Las catervas coceistas obedecen los lineamientos de viejos caciques como Héctor Sánchez López, su hermana Gloria, Polo de Gyves, entre otros.

Los bandos traen una confrontación que se torna más feroz al aproximarse el relevo de la presidencia municipal. El actual edil es cuestionado severamente por una parte de los concejales. Más que cuentas claras lo que desaprueban es que Emilio Montero ya no reparte como antes el botín que significa para el cabildo el presupuesto municipal.

Hoy, según me dicen, el reparto ha variado. Los afines a Emilio Montero y él mismo se llevan la mejor parte.

A eso atribuyen que los viejos caciques de la COCEI hayan decidido no apoyarlo más. Lo que les causó enojo, me dicen, es el visto bueno del Morena para que Montero busque la reelección.

El pasado día once, en el Salto del Chapulín, dije: como dice la canción, el veterano patriarca de la corrompida COCEI Héctor Sánchez López saca de su vejez fuerzas y ambiciones para seguir en el pandero político.

Con el imberbe Héctor, hijo de aquel fiero militante Víctor Pineda Henestrosa (Víctor Yodo) desaparecido hace más de 40 años, desempolvan el tema y hacen sonar nuevamente en Juchitán el nombre de Víctor Yodo.

Héctor Pineda asesorado por su veterano tocayo Héctor Sánchez, hizo circular en las Redes sociales un aviso donde anuncia que el presidente AMLO los recibiría para hacer resurgir de las cenizas el viejo tema.

LOS MISMOS VICIOS

No es únicamente la petición al presidente AMLO para desempolvar el caso Víctor Yodo, lo que anhelan es que los reciba para plantearle lo medular: que el hijo de Víctor Yodo sea el relevo en la presidencia municipal de Juchitán. Esto es lo que quieren los dos Héctor. El joven quiere el poder y el viejo manejarlo.

A eso obedece el discurso de Héctor Pineda. Pide esclarecer la desaparición de su padre y hasta dice amenazante: “El presidente AMLO debe cumplir su ofrecimiento de campaña y castigar a los miembros del Ejército responsables, en lugar de darles más poder”. Así lo difundió a través de un video en las redes sociales. Obvio que no procederá la petición porque

significaría castigar al Ejército que en este momento es sostén de la 4T.

No habrá investigación ni el Morena volteará a ver al hijo del desaparecido Víctor Yodo en su ambición de ser presidente municipal.

VENDEDOR DE LEALTADES

Vale remontar a esos años (1988) cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari limpió su imagen con su entrada triunfal al primer “Ayuntamiento Popular de Juchitán” ¿Quién o quiénes armaron aquella visita que legitimó a Salinas que en ese momento era muy cuestionado por la “caída del sistema” -maniobra de Manuel Bartlett- que hizo perder a Cuauhtémoc Cárdenas?

Fueron los creadores de la COCEI Héctor Sánchez, Daniel López Nelio, Leopoldo de Gyes, entre otros. Estos son, o eran, los “revolucionarios” farsantes, millonarios vendedores de lealtades. Y para mayor sorna ¿saben que puesto tiene en este momento Héctor Sánchez? Es miembros del Consejo de Administración de la CFE que dirige Manuel Bartlett. Así son sus convicciones.

Desde aquellos años estos mismos personajes, algunos ya muertos, ya negociaban la desaparición de Víctor Yodo, pero callaron todo a cambio de dinero público disfrazado de obras municipales que no concluyeron. Lo mismo quieren seguir haciendo.

Los juchitecos aún piden que la expresidenta municipal Gloria Sánchez informe donde quedaron los 56 millones de pesos que le pagó Eólica del Sur por uso de suelo. Piden que Héctor Sánchez aclare el destino de los 20 millones que cobró a través de su constructora para una velaría que nunca hizo. Su cómplice el edil Saúl Vicente López le entregó el dinero.