LA CAÍDA DEL CHAPITO

0
525

Por Felipe Sánchez     

-Escaparate Político

En el primer trimestre del año pasado creció el rejuego por la sucesión del Rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Esta institución es una especie de caja de resonancia de todo acontecimiento político-social y como tal no puede sustraerse del control gubernamental. Así debe ser, pero los grupos fácticos de poder tienen otro objetivo: seguir imponiendo Rector para continuar saqueando el presupuesto.

Eso fue lo que prendió las luces preventivas y obligó a la investigación oficial contra el grupo caciquil de Los Chapos, principalmente contra Eduardo Martínez Helmes y sus asociados apegados a la consigna “si no es uno de los nuestros no puede ser nadie”. Es evidente el temor de que llegue un Rector que revise sus cuentas bastante dudosas.

Empezaron a consensar nombres de posibles rectores y a revisar sus expedientes. Las propuestas de los grupos facciosos no fueron viables, tienen pésimos antecedentes. Del lado oficial surgió el nombre del notario Gilberto Gamboa, luego el del fiscalista Cristian Carreño, después el del magistrado Manuel Velasco.  Ninguno de estos tres últimos llenó las expectativas del Chapito y de los grupos facciosos que juegan, siempre, al gatopardismo en la Rectoría donde quieren que haya cambios “para que todo siga igual”. Se Cerraron en sus propuestas absurdas e impidieron con marchas y bloqueos que caminara la sucesión de Rector.

En pos de esa gran tajada de poder que significa el control de la UABJO se unieron los intereses más variopintos. Hicieron notar su presencia política en el mismo campus universitario con poses fotográficas personajes tan siniestros como el diputado “Carasucia” Benjamín Robles y el colérico Flavio Sosa; poderosos funcionarios como el Auditor Superior de la Federación David Colmenares Páramo, Armando Contreras, entre otros. Todos coinciden en algo: su interés por un pedazo de dominio universitario.

Otros anhelantes de la rapiña universitaria que se unieron para la rebatinga, cada uno opinando de acuerdo a sus intereses y defendiendo sus cotos de poder, son Leticia Mendoza Toro “La Loba”, Silviano Cabrera, los grupos porriles y los capos de los seis sindicatos, parte fundamental de la mafia universitaria. Los disidentes, por su parte, se acercaron al mismo presidente López Obrador para pedirle que investigara el feroz cacicazgo de la UABJO que encabezan los Chapos y que la elección del nuevo Rector se encaminara.

En esta guerra mediática ha surgido un Frente Universitario que, cuestiona públicamente al ex rector Martínez Helmes. Todo indica que tiene pruebas para responsabilizarlo de la crisis que, irónicamente, llevó a su propio arresto. Le hace algunos señalamientos:

“La mafia universitaria tienen diversas connotaciones que superan la realidad en donde lo ilícito se traduce en lícito y el cinismo se equipara al modus operandi con el que se ha conducido el ex rector Eduardo Martínez Helmes conocido como el Chapito

“Finge demencia ante sus propios actos que lo condujeron a saquear impunemente la Universidad. No le bastó contratar testaferros para crear factureras y outsourcing para desviar recursos y arribar al nuevo mundo de los ricos. Su pecado fue engolosinarse con los consejos financieros del Coco Castillo, de Arturo Ruiz Aquino, de Armando Contreras Castillo, pero sobre todo la impunidad con la que lo protegió David Colmenares Páramo para que desde la ASF no descubrieran el manejo corrupto de los dineros universitarios. Se auditó lo que convenía desde el poder del partido Morena con Noé Doroteo y Armando Contreras Castillo de la mano con Susana Harp y su operador Flavio Sosa Villavicencio.

“No bastaron el costoso hotel Casa Jaguar, la envasadora de mezcal y la constructora que realiza obras de infraestructura en la universidad. También la creación de la facturera Tuxame que suplió a la inexistente Tax Answer que es el hueco financiero donde se diluye el presupuesto universitario para llegar al Chapito aunque luego se lo quitara su ex esposa.

“A ladrón a ladrón es el grito de defensa del ex rector que se dice voz de la UABJO cuando es precisamente la comunidad universitaria la que lo repudia y exige a la autoridad aplicarle la ley por los agravios y perjuicios debido al quebranto financiero que él mismo provocó.

“Los coordinadores de sus grupos de choque que se aglutinan en las organizaciones 14 de junio, PUP, incluidos los del narco menudeo en el campus universitario se están organizando. Su pretensión es imponer nuevamente como rector al Chapito. Todo se evidenció desde que realizaron abiertamente actos de campaña de su candidata a gobernadora Susana Harp en los recintos universitarios en franca violación a la autonomía universitaria”.

Eso dice el llamado Frente Universitario por la Defensa y Rescate de la UABJO.