Lapsus Linguae

0
53

Grave yerro el de ayer en esta columna. Espero que mis lectores me toleren. Dije que el “Señor de las Ligas” René Bejarano como diputado federal coincidió con Francisco Martínez Neri en la Cámara. Corrijo: la concurrencia entre ambos personajes se dio porque como coordinador de la fracción perredista en el Congreso federal, el ex Rector de la UABJO recibió los “moches” de una partida de más de 2,500 millones de pesos que entregaron a Bejarano en su calidad de líder del Movimiento por la Esperanza. No era diputado aunque militaba en el PRD. Así ocurrió la transacción.

Prosigo ahora con la lista de los políticos, hombres y mujeres, que se sienten con méritos suficientes para buscar ser gobernador o gobernadora de Oaxaca con el partido Morena.

SUSANA HARP 

En torno a la cantante Susana Harp Iturribarría les digo que esta dama, sin mayor experiencia en la función pública y después de una serie de encuentros y desencuentros con López Obrador y su partido, aceptó la candidatura al Senado y ganó en fórmula con Salomón Jara, pero provocó actitudes. No hay que olvidar que el tabasqueño está muy apegado a los revanchismos.

En mi entrega del 13 de febrero del 2017 hice aquí un relato de las disonancias de la señora Harp con AMLO y su partido Morena:

En Redes Sociales, la cantante Susana Harp dijo: “qué falta de respeto de Morena de usar a las personas cuando nadie te ha preguntado si quieres participar”. Fue el primer golpe mediático contra el partido de AMLO.

Cuando Morena presentía la tendencia cuesta abajo en los sondeos del momento, vino la desautorización de la señora Harp en cuyo nombre, López Obrador apostaba a dos oportunidades para ganar-ganar. Primero, atraer votos con la figura de la exitosa cantante. Segundo, dinero, mucho dinero para la campaña proveniente de las arcas del magnate Alfredo Harp Helú, tío de Susana.

En esa ocasión fue terminante la manera en que la Harp marcó distancia del partido que, finalmente, la hizo Senadora, aunque ahora con licencia.

Parece que habían limado asperezas, sin embargo, el denuesto fue tomado muy a pecho por los morenistas drásticos. Les caló el mensaje de Susana: “Nadie les pidió y menos les autorizó que me pusieran en su encuesta, es un abuso de su parte usar el trabajo de los demás”.

En esa misma fecha, la Agencia Quadratín, reiteró que la cantante aclaró que su nombre en una supuesta encuesta de Morena no tiene que ver con una decisión suya, ya que ella no estaba enterada de tal circunstancia.

“Que falta de respeto de MORENA usar a las personas cuando nadie te ha preguntado si quieres participar”, fue otro de los comentarios que difundió la cantante.

RECTIFICÓ 

Así fue el desencuentro que, luego, la misma dama rectificó y aceptó ser candidata de la coalición Morena-PES.

Hoy es Senadora de la República, pero todo indica que sigue caminando entre breñales.

El mismo presidente AMLO, en sus conferencias mañaneras, anunció que Susana Harp pediría licencia como Senadora para cumplir en Oaxaca como “delegada Covid”, o algo así. Supuestamente iba a ser enlace entre los gobiernos federal y estatal para atender la Pandemia, pero no funcionó. Salvo algunas fotos al lado del gobernador no se le vio mayor actividad. En Guerrero, el mismo encargo le dieron al senador Félix Salgado, pero no le gustó y regresó al Senado.

Fue una decisión atropellada como las que suele tomar López Obrador y, por lo mismo, Susana Harp quedó en el limbo. No supo aprovechar el escaparate y hoy nadie sabe qué función desempeña, aunque tampoco regresa a su escaño ni la suplente fue llamada.

Sus prosélitos comentaban que la Senadora era enviada a Oaxaca para recorrer el estado y darse “baños de pueblo” para fortalecer su presencia en el juego por la sucesión. Tampoco ocurrió. Lo que sí causó fueron recelos entre los lopezobradoristas “puros” que ven a la dama como entrometida en la puja por la candidatura que también anhelan otros como Adelfo Regino Montes, Francisco Martínez Neri, Salomón Jara, Benjamín Robles “cara sucia”.

Algunos de sus malquerientes dicen que Susana tropezó con el oportunismo de algunos priistas vergonzantes seguidores del exgobernador Diódoro Carrasco Altamirano. Aunque dicen militar en el PAN buscan a alguien que les de calor político. En algunas regiones intentaron hacer proselitismo para Susana porque no se sienten a gusto en el PAN, partido al que tampoco le ven futuro. El caso es que su apego a Susana como candidata resultó contraproducente.

Compartir
Artículo anteriorMÁS SIMULACIONES
Artículo siguienteSOLO PASA EN OAXACA