PLAZA RENDIDA

0
692

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

Tal como lo dije en mi entrega del pasado día 13, el PRI rindió la plaza. Irónicamente el que gana perdiendo es Alejandro Avilés Álvarez. Pierde porque, sí aún tiene un poco de decoro su partido, tendrá que dejar el poder omnímodo que tiene, desde hace dos sexenios, con el control de las mini bancadas en el Congreso.

Perder ganando significa que pudiera entrar al relevo en el control de la fracción tricolor en el Congreso local, Mariana Benítez Tiburcio y Jorge Villacaña suplente de Javier, se posesionara de la curul. Todo indica que el sarcasmo en la vida política del polémico investido hoy con la candidatura tricolor, inició con dos cosas:

Primero, su destape inicial como candidato a gobernador surgido de otro diputado muy discutible y sujeto a proceso judicial, su socio y compadre Gustavo “El Gato” Díaz Sánchez, desde la zona de Tuxtepec ¿Recuerdan la polvareda que provocó aquel pronunciamiento?

Segundo, como coordinador de la bancada del PRI y cabeza de playa del Ejecutivo en la cámara, no pudo cabildear exitosamente el crédito de mil 500 millones de pesos que requiere el gobernador para renegociar la deuda pública y suplir los recortes en las aportaciones federales. Los diputados del avasallador Morena partido del “no robar” se quisieron atragantar ante Avilés. Encarecieron demasiado su voto

Y por si eso no fuera suficiente hoy no tiene siquiera la

esperanza de alcanzar los cien mil votos que ya le impuso el coordinador de afiliación y registro partidario de la dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional, José Luis Villalobos.

Aunque sea cien mil votos para un moribundo PRI que, en sus mejores momentos, se acercó a los 700 mil sufragios. Esta cifra es inalcanzable para el mismo partido Morena y su pretensiosa campaña de partido “imbatible” en Oaxaca. Ojo, Oaxaca es Lopezobradorista, no Morenista. Hagan sus apuestas.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

El libro “La Familia Real” relata que una vez encaramado en el poder que le endosa “El Pingüino” Rafael Torres Valdez, el Chapito y su padre empiezan a maquinar el cacicazgo tocado hasta hoy que encarcelan al vástago.

A partir de entonces “empiezan a acaparar los puestos más importantes. Su otro hijo, Abraham, se encarama como titular del sistema de redes de la UABJO, controla toda la documentación, fichas de ingreso y de inscripción. Arman el plan para que el sucesor sea Eduardo Martínez Helmes. Concretan un proyecto familiar porril acaparando los mejores puestos sin ningún sustento académico, solapados por gobernadores omisos. Se fortalecen desmesuradamente cuando llega como gobernador Gabino Cué Monteagudo que los hace cómplices y, a través de Jorge Castillo (ministro sin cartera), les permite todo tipo de negocios oscuros”.

Con excepción del actual gobierno que toma la valiente decisión de encarcelar al Chapito, los anteriores fueron omisos ante la anarquía y corrupción que prevalece en la UABJO.

“La ley orgánica, por ejemplo, es obsoleta, no solo en lo electoral y administrativo, también en lo académico. Se requiere actualizarla, pero nadie lo hace”, dice el libro que reproducimos.

“Urge reformar la ley orgánica, si el gobierno y el futuro Rector no le pone atención se va a hundir la UABJO, es el riesgo.

“Si tuvo capacidad el gobierno de Heladio Ramírez para crear el sistema de universidades estatales que luego se consolidó con Diódoro Carrasco, José Murat y le dio continuidad Ulises Ruiz, urge ahora un gobernador con visión para rescatar la Universidad Autónoma.

“El plan parece ser desaparecer la UABJO. A eso se encaminan al estar solo administrando sus conflictos. Mientras la calidad académica se hunde la violencia del porrismo con el narcomenudeo avasallan en el campus universitario. Esto no es correcto, es obligación del Estado ponerle atención a su universidad pública, tiene que empezarse con reformar su Ley Orgánica. Urge una reestructuración total para refundar la Universidad”.

“El voto universal, secreto y directo ya resulta letal para la Universidad, pero nadie se atreve a proponer su reforma. Unos por temor, otros porque les beneficia.

“En 1988, el Gobernador Heladio Ramírez López le otorga a Abraham Martínez Alavés el voto universal, secreto y directo, el cual nadie pidió. Es una Universidad electorera donde se hacen todos los experimentos posibles de control de los votantes.

“El día de elecciones el maestro llega con su lista, toma la urna, da los nombres de todos, entrega las boletas, las marcan con el nombre del candidato consignado. Es un sistema de elección corrompido. Sólo en la UABJO se aplica este método. Todos los vicios antidemocráticos se reproducen en cada elección universitaria. Los caciques lo fomentan, el gobierno lo tolera, los estudiantes, trabajadores y maestros agachan la cabeza porque así les conviene”. Continuamos.

Compartir
Artículo anteriorDetienen en la Cuenca objetivo principal del CJNG
Artículo siguienteEL SALTO DEL CHAPULÍN
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.