¿PROGRESISTAS?

0
498

DEVERAS sorprende la capacidad ilusionista del curita WILFRIDO MAYREN PELÁEZ, expresada en las sendas publicaciones periodísticas donde, más que aclarar el entrometimiento de su Iglesia en el conflicto político de San José del Progreso, trata de justificar la presencia de grupos políticos con claros fines electorales.

En un país con una distribución de la riqueza tan desigual y contrastes tan insultantes como el hecho de tener aquí al segundo hombre más rico del mundo y millones de pobres que sobreviven con menos de 60 pesos al día, con ínfimos niveles educativos, somos una nación polvorín con resentimientos sociales tan explosivos como atractivos para falsos redentores sociales que lanzan sus redes con discursos demagógicos y los ofrecimientos celestiales como los del padre Uvi.

¿DE CUANDO acá la Iglesia se ha preocupado por los pobres? En sus Reflexiones de Carlos Marx en torno a la religión, Hanson Roché dice que “… La enajenación es por lo tanto una de las causas de que la religión se convierta en un bello engaño que le permite al explotador practicar la caridad cristiana y que el hombre no le vea como el monstruo de las relaciones sociales que él como capitalista personifica”. Otra reflexión, las de los seguidores del Movimiento Republicano Español, pinta a “… la Iglesia como institución y el clero como colectividad, con las excepciones propias de toda generalización, han sido siempre un factor de opresión política, moral y económica del pueblo; siempre han estado del lado de los poderosos contra la libertad…”

AHORA el cura Mayren dice que ya cambiaron, que ya son los emancipadores del pueblo, que son aliados de la “izquierda progresista”.

Los supuestos redentores del pueblo seducen con su ofrecimiento del paraíso económico, una especie de la tierra prometida es acariciada por los desesperados y les inyectan una esperanza rebelde, irracional y frenética.

¿Quién no escuchó los discursos de ENRIQUE RUEDA, DE FLAVIO SOSA, BERTA MUÑOZ ( LA DOCTORA ESCOPETA ) y a los tantos y tantos líderes que en 2006 decían a los menesterosos que su vida cambiaría con el sólo derrocamiento Ulises Ruiz? ¿Quién puede negar la calidad de histriones de esos pseudo líderes que vendían la idea de un mundo mejor en cuestión de días a todo aquél que se acercara a escucharlo?

La desesperanza es tal que basta una promesa de mejora económica venida de un movimiento vindicatorio, por absurdo que sea, para caer en las redes del falso “redentorismo social”.

NO SOLO es una fars, engañar de tal manera resulta hasta criminal y más cuando esos “líderes” lo que buscan es que los llamen para negociar y -ellos sí- resolver sus problemas económicos ¿Ejemplos? Allí están los ex dirigentes de la 22, allí están los cabecillas de la APPO , que bien saben como sacar raja del resentimiento social y, paradójicamente, hacer de la pobreza que impera en Oaxaca una fuente de riqueza.

A ESO se atribuye que haya tantos habilidosos lidercillos a la caza de conflictos. En estos momentos sus manos las pusieron sobre la mina La Trinidad , en San José del Progreso (donde se clausuró un punto importante de explotación minera), en San Agustín Etla (donde el cierre de las válvulas para cortar el agua destinada a esta ciudad es una medida de presión para evitar que las auditorías saquen a la luz el presunto peculado que anteriores autoridades han perpetrado a costa de la explotación forestal y acuífera), en San Pedro Jicayán (donde Beatriz López Leyva, ex dirigente del PRD y activista de Andrés Manuel López Obrador en la región costera fue asesinada). La lista de conflictos no termina aquí, peor aún, los incendiarios recorren el estado, ya envenenando, ya atizando el fuego, ya haciendo estallar la desesperanza de la gente que de buena fe cree en sus discursos seductores de vindicación. Tenemos entonces una gran industria; la explotación del resentimiento social, y para ello los grupos de poder se valen de todo tipo de lidercillos, hasta de rojillos con sotana ¿?

Precisamente porque es más que ad hoc, les comparto un correo recibido por esta columna, en el que se me indica lo siguiente:

Estimado Felipe

…(con) relación al conflicto de San José del Progreso. Quiero hacer algunas precisiones.

En realidad el conflicto no comenzó el pasado 17 de marzo cuando un grupo de inconformes clausuraron simbólicamente la mina denominada LA TRINIDAD ubicada en la comunidad antes mencionada. Un servidor en conferencia de prensa denunció los días 4 y 12 de diciembre pasado las artimañas de las que se estaban valiendo operadores de los senadores (así, con minúscula) Gabino Cue y Salomón Jara, para agitar y maquilar conflictos políticos en distintas comunidades del distrito de Ocotlán de Morelos, entre ellas, San José del Progreso. Derivado de tales denuncias publicas y la oportuna intervención que logramos por parte de la SEGEGO , se logró desactivar las perversas intenciones incendiarias de los senadores antes mencionados. Aunque en lo personal me gane un par de llamadas anónimas en las cuales mediante amenazas trataban de inhibir mi trabajo, cosa que también denuncie públicamente en un programa de radio.

Ahora bien, el presidente municipal, Venancio Oscar Martínez Rivera no ha sido y no es victima de ninguna agresión infame por ser adalid de la legalidad y el orden, como tampoco (h)a sido abandonado a su suerte por parte de los gobiernos FEDERAL O ESTATAL. El pasado 23 de marzo, públicamente invité a sentarse a la mesa de dialogo, con autoridades locales y federales (con quienes previamente había concertado una reunión de trabajo con la finalidad de buscar vías de solución al conflicto de la mina) A las tres partes en discordia: El presidente municipal, directivos de la empresa Cuzcatlan y los inconformes (…) pusieron oídos sordos; El presidente municipal porque no quiere (y menos puede) explicar el destino que tuvieron cerca de 1, 400, 000 que la empresa minera aportó a la autoridad municipal con el fin de realizar obra pública. La empresa minera no atendió el llamado porque no le conviene apegarse a la normatividad y garantizar la salud y seguridad física de los habitantes de San José de progreso y los lideres de los inconformes no quisieron porque en el fondo ellos bien saben que la mina en sí les importa un bledo, que el motivo de su agitación es meramente político. Las tres partes en discordia en los últimos días se han limitado a autodeclararse poseedores de la única y completa verdad en relación al conflicto que en cualquier momento puede ocasionar un baño de sangre en aquella comunidad, gracias a los temores y cerrazón de las tres partes entes mencionadas, de la intromisión de agitadores profesionales, que en atención a sus desmedidas ambiciones de poder y desesperación por ver frustradas sus aspiraciones, como Gabino Cue, Salomón Jara y las nuevas hermanitas de la caridad Benjamín Robles Montoya, Azael Santiago Chepí y la botarga de animación José Luis Chávez Botello.

Si me lo permites mi estimado Felipe, a través de tu columna me gustaría reiterar el llamado enérgico al arzobispo José Luis Chávez Botello en el sentido de que atienda la conducta subversiva de su representante en San Pedro Apóstol, Ocotlán. Que por el bien del pueblo (que dice defender) decida de una buena vez si él y sus curas dan misa o hacen política. Porque si en verdad están de lado de los paupérrimos habría que analizar la visión empresarial de algunos párrocos como el de la Iglesia de Guadalupe que impuso una alta tarifa para usuarios de los sanitarios sin explicar el destino de ese tipo de ingreso. Así mismo, al presidente municipal Martínez Rivera y a los líderes de los inconformes para que acepten dialogar por el bien de San José del Progreso. No debemos olvidar que todo proyecto e inversión que aporte al desarrollo de las comunidades y su gente no debe estar sujeto a capricho o actitudes revanchistas de ningún grupo minoritario que se mueve e atención de interés político-electoreros.

ATENTAMENTE

Francisco Vásquez

Comisionado Estatal

Unidad Nacional Progresista

Compartir
Artículo anteriorINCENDIARIO
Artículo siguienteENSAYOS
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta