SORPRESAS 2022

0
488

Por Felipe Sánchez           

-Escaparate Político

Feliz año 2022 para mis leales lectores.

Más que pasmosas las campanadas políticas de las últimas 24 horas durante la mutación de los años 2021-2022.

Lo esperado: la captura del Chapito Eduardo Martínez Helmes y la decisión (aún vacilante) para cumplir la consigna del presidente López Obrador, “no más cacicazgos en las Universidades públicas”.

La sorpresa: la fácil aplicación de la disciplina partidista a la senadora Susana Harp Iturribarría. Su primera conferencia de Prensa después del destape de Salomón Jara, no fue para insistir en su inconformidad por la “discriminación política de género” en su contra. Fue para doblegarse y decir, “no me voy del partido”. En realidad, lo que influyó en su fracaso político fue su candidez de aceptar que le impusieran como asesor de cabecera a Flavio Sosa “el demonio de Tasmania”, un político violento, aborrecible por todos.

Lo absurdo: con tanto anhelo buscó Francisco Martínez Neri la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez que al tomar posesión su discurso no fue de júbilo sino un grito de angustia.

Kafkiano lo que expresó el nuevo presidente municipal en su perorata afligida al toparse con una administración municipal derruida, saqueada, desprestigiada. Buscó con tanto anhelo el gobierno municipal que al llegar encuentra no el disfrute del poder sino “una ciudad sin gobierno, abandonada a su suerte” que lo obliga a decir: “¡Heredo una administración en crisis!”.

Dos barruntos de los escollos que enfrentará el nuevo alcalde se asomaron desde el momento de su toma de protesta.

Primero, el ex edil en fuga Oswaldo García Jarquín no dio la cara en la ceremonia oficial de relevo, pero horas antes, en la madrugada, de manera furtiva, llegó al cuartel de la Policía municipal para dar posesión como nuevo comandante a Raúl Ávila Ibarra un policía importado de Chihuahua. Como para lavarse las manos, Martínez Neri declaró que el jefe policiaco “fue un nombramiento consensuado con el gobierno federal”.

Segundo, un valiente colono (Gaudencio López) interrumpió el discurso del edil entrante para pedir que no se repita la historia del saqueo de los recursos públicos. Le dijo que la ciudadanía estará atenta para saber “qué va a hacer usted con los desvíos de Oswaldo García”. “Estoy cierto que en tres años pasará la mismo. No lo digo yo, lo registra la historia. Que pasó con Gabino Cue, con los anteriores presidentes municipales. Es lo mismo y lo digo sin ser de ningún partido”. Las rechiflas intentaron acallar la voz, pero el ciudadano encaró a los acarreados hasta que Martínez Neri pidió que lo escucharan.

Cuando sonó la exclamación de “qué va a pasar con Oswaldo García Jarquín y qué con el saqueador ex gobernador Cue” muchos de los invitados y hasta el mismo Neri se sorprendieron. Las suspicacias brotaron espontáneas. No olvidan que el nuevo alcalde igual que su antecesor formaron parte del equipo de gobierno del gran saqueador Gabino Cue.

INVESTIGACIÓN OBLIGADA

El nuevo presidente municipal tuvo que tocar el tema de la corrupción de su antecesor y afirmar que “recibo una administración en crisis…por salud de todos voy a investigar sobre el déficit de recursos para deslindar responsabilidades y conocer la verdad para no caer en los mismos yerros. No más pago de favores, no más complicidades ni corrupción”.

Enterado, seguramente, del modus operandi de su antecesor, el nuevo alcalde apuntó: “nadie irá en mi nombre a pedir favores, nada de tolerancia ante la corrupción, los concejales deben rendir cuentas, no más improvisación de fortunas”. Cuando se escuchó tal declaración el que se retorcía en su butaca era el síndico Jorge Castro Campos señalado como socio en muchos negocios con Oswaldo, sin embargo, por esos acuerdos turbios tan recurrentes en la política, hoy repite como síndico segundo. Un agravio para la ciudadanía que dice ¡basta de políticos marrulleros!

EL SALTO DEL CHAPULÍN

La expresión del nuevo presidente municipal sobre fortunas improvisadas seguramente, se debe a los informes que su equipo de auditores le ha proporcionado sobre el déficit financiero que han encontrado, como la deuda pública de más de 400 millones de pesos que deja Oswaldo García Jarquín. La información que está encontrando el nuevo equipo de Martínez Neri, dicen que es muy comprometedora.

Está por confirmar si es verdad que la sociedad de Oswaldo y Jorge los llevó a autorizar sin mayor trámite licencias para instalar una gasolinera cerca del ADO. Con la misma velocidad agilizaron antes de dejar el poder los permisos para montar un casino en la calzada Porfirio Díaz. Comentan que lo más lamentable fue el retraso de licencias del ex presidente municipal y su socio que fungía como síndico primero, para obstaculizar la instalación de un centro comercial de capital transnacional por los rumbos de Atzompa. Supuestamente pidieron moches por 70 mdp que les negaron.

Compartir
Artículo anteriorCOMUNICADO CONJUNTO. 10 PERIODISTAS ASESINADOS EN EL 2021.
Artículo siguienteEL SALTO DEL CHAPULÍN
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.