¡YA BASTA!

0
208

Por Felipe Sánchez 

-Escaparate Político

Lo lamentable y lo positivo de la tragedia que viven los periodistas en este insensible gobierno llamado de la Cuarta Transformación. Estamos apesadumbrados porque solo en este año, suman ya seis asesinatos con la muerte del comunicador oaxaqueño Heber López. Lo tangible es que la desgracia unifica nuestro gremio, está logrando algo que no veíamos. El ramalazo nos está unificando.

Decenas de comunicadores nos juntamos y gritamos ayer un ¡Ya basta! desde la explanada de Santo Domingo. La consigna pintada con letras inmensas, blancas, en el piso fue para que los de arriba vean que los periodistas de Oaxaca, unidos con su gremio en todo el país, atendimos la convocatoria nacional de ¡No más asesinatos de periodistas!

El grito angustioso desde Oaxaca repercutió en todos los medios y en la inmensidad de espacio cibernético.

NO MAS CRÍMENES

Han asesinado a 150 periodistas del año 2000 a la fecha.  Tan solo en este insensible gobierno llamado de la cuarta transformación ya suman 30. La política de López Obrador es fustigante y acusadora contra los comunicadores. No admite la menor crítica, lo vemos con el escándalo de la Casa Gris del hijo del presidente López. El objetivo parece ser poner a los periodistas que se atreven a criticar y decir la verdad, a la vista de chairos y delincuencia organizada, por cierto, hoy con tanta empatía para con este gobierno.

El caso del colega Heber no se aparta de esta trama para silenciar a los periodistas que se atreven a descubrir la verdad. Aunque hay dos detenidos como sospechosos de ser los autores materiales del homicidio, los tentáculos parecen estar conectados con algo que el gobierno federal y estatal ya habían alertado: que le delincuencia organizada está decidida a beneficiarse y usar las grandes obras del Tren Interoceánico para sus fechorías. Para bien de todos, la verdad debe surgir.

El comunicador asesinado había denunciado maniobras de la agente municipal de Salinas del Marqués, hermana de uno de los matones, para reelegirse en el cargo desde donde quería sacar tajada de las obras del rompeolas que se construye en Salina Cruz. Hay que tener presente que esta dama ya había movido a un grupo de activistas para bloquear los trabajos.

Los periodistas que cumplen con la esencia de su ser: ser críticos ante el poder, no deben seguir cayendo. Los que quedamos no podemos desandar nuestros triunfos libertarios de expresión. Es hora de solidaridad y protesta. Tenemos que parar este gobierno mortífero para la Prensa. Así lo dejamos en claro ayer en la protesta colectiva.

El colega Pedro Matías descubrió un dato muy escabroso. Que en los últimos dos sexenios han sido asesinados en Oaxaca, once periodistas. Esos crímenes siguen en la impunidad.

En el gobierno de AMLO son tantos los periodistas exterminados que ya quedó atrás la negra cifra de 47 y 48 que ocurrieron en los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, respectivamente.

Otro colega, alarmado, escribe. “La sangre todavía estaba chorreada en el piso…”, al referirse al asesinato de Roberto Toledo en Zitácuaro y Marcos Ernesto Islas Flores. En Salina Cruz, Oaxaca, durante el entierro de Heber López, los dolientes comentaron que ni siquiera tuvieron tiempo de limpiar la sangre derramada por las balas que le quitaron la vida en su propia oficina de Redacción.

Van seis reporteros asesinados en lo que va de este año y la macabra animosidad no parece detenerse ¿saben por qué? Por el nulo interés del gobierno de acabar con la impunidad. Más falsa no pudo ser la oferta del presidente López cuando dijo, tras el crimen de la colega Lourdes Maldonado que, “el compromiso del gobierno que represento es que no haya impunidad; que se investigue y se encuentre a los culpables».

No ha cumplido y esto avizora que seguirán los crímenes de los periodistas que cumplimos con la obligación de acusar la verdad exponiendo nuestra propia vida ante las mentiras del presidente.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Por cierto, me comentan que la movilización policiaca para aclarar el crimen del periodista en Salina Cruz, puede resultar un acontecimiento de seguridad nacional.

Analizan comentarios de Heber sobre el boicot a las obras del rompeolas, sobre la actitud temeraria de la delincuencia organizada que mueven desde San Blas Atempa y el boicot a diversas obras del Tren Interoceánico.

El mismo gobernador Alejandro Murat hizo referencia hace unos días sobre la presencia de grupos de delincuencia organizada en varios Ayuntamientos del Istmo. El mismo gobierno federal ha tocado el alto riesgo que implica el fenómeno porque que el mismo presidente AMLO ordenó que la Marina Armada se haga cargo de la vigilancia en la zona del Istmo.