0
    308

    EL SALTO DEL CHAPULÍN

    EL ÁNIMO del presidente municipal de pochutla, JOSÉ MANUEL RICÁRDEZ, por heredar el puesto, se le apagó abruptamente el pasado fin de semana cuando un buen número de campesinos de las diferentes agencias municipales, le echaron a perder la fiesta.

    CALCULADORES los que movieron a los campesinos inconformes, saben que es el momento de empezarle a cobrar facturas políticas. Alzar a los marginados fue cosa fácil por el abandono en que los mantiene el gobierno municipal que no ha cumplido con las obras prometidas tanto en la misma cabecera municipal como en las agencias municipales. El problema es grave porque cortaron el suministro de agua potable, machetearon las tuberías, cerraron el tiradero de basura municipal y el disturbio seguirá, dicen, hasta que el edil diga dónde quedó el dinero.

    Dejar respuesta