Felipe Calderón impulsa a Susana Harp en Oaxaca

0
1774

CASAS DE CARTÓN:
Por Dolores Caballero.

No solo el dinosaurio priísta José Murat y su hijo, el actual gobernador del estado de Oaxaca, están detrás del proyecto de llevar a Susana Harp Iturribarría a ser la próxima gobernadora de la entidad. También está otro siniestro personaje político de talla nacional moviendo los hilos para que el banquero Alfredo Harp Helú logré el sueño de ver a su sobrina como candidata de Morena al gobierno de Oaxaca.

Ese personaje es nada más y nada menos que Felipe Calderón. Sí, el mismo que tiene en la entidad muchos negocios y le interesa conservarlos a como dé lugar, porque el representa a otros inversionistas extranjeros, como los Reyes de España y el Vaticano, entre muchos más con quienes coincide en negocios comunes como las empresas eólicas y la minería.
Para ello, con mucha habilidad, Felipe Calderón puso a trabajar en Oaxaca su carta más cercana, aquella con la que además le unen lazos y afectos especiales, se habla incluso de tener un hijo común. Nos referimos por supuesto a la juchiteca Connie Rueda, sí la suplente de Susana Harp Iturribarría en el senado de la República y actual diputada plurinominal por Morena.

Hasta ahora nadie se ha dado cuenta del origen político de Connie Rueda en el PAN dónde se mantuvo siempre en contacto con el ex presidente de México, el mismo que hasta ahora tiene una fuerte ascendencia sobre su persona, porque es con ella con quién trabaja en los sótanos del poder para, ahora desde Morena, ir tomando el control político en aquellos espacios que le interesa. Con mucha inteligencia, la ahora ex panista Connie Rueda, siguiendo instrucciones del ex presidente de México, supo colocarse a tiempo en una posición que le hizo ganarse no solo la amistad y la confianza de Susana Harp, desde que ella fuera titular de un organismo del gobierno federal. Aprovechando esa coyuntura ingresó al mismo tiempo que a la actual Senadora a Morena sin que nadie la cuestionara y sin que nadie supiera de su relación con el enemigo número uno de la Cuarta Transformación en México: Felipe Calderón.

Con ella, posicionada como suplente de la cantante, Felipe Calderón asestó su primer golpe y ahora continúa con el plan de asegurar los negocios que tiene en Oaxaca, negocios que peligran por el plan de la reforma eléctrica que el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende llevar a cabo, para recuperar la industria eléctrica del país, y de paso, controlar y regular las empresas eólicas que desde su origen han estado robando a los dueños de las tierras, a quienes les reparten migajas.

Con Connie Rueda, Felipe Calderón influye y otorga su apoyo político y económico al proyecto de Susana Harp Iturribarría, quien al parecer, cuál palomita inocente, hace como que ignora la fuerte influencia que sobre ella despliega Connie Rueda. Susana pidió a Morena, como una posición suya, que la juchiteca fuera ungida diputada en la 65 legislatura de Oaxaca.

De esta manera y mucho tiento, Felipe Calderón mueve los hilos para que Susana Harp tenga el visto bueno de la dirigencia del partido y de Andrés Manuel López Obrador, para conquistar la candidatura que la lleve al gobierno del estado, para después colocar a Connie Rueda en una posición clave, desde donde él consiga, junto con otros poderosos, manejar el gobierno como hasta ahora lo ha hecho con el grupo de Felipe Calderón.

Hace muchos años, siendo Connie Rueda una jovencita, logró que su partido el PAN la hiciera candidata a una diputación federal. Durante su apertura de campaña, aquel Felipe Calderón enamorado, de traje, sudando a raudales en una tierra donde el calor sofoca a los foráneos, todavía con la camisa blanca y la corbata impecables, arribó al evento y acompañó a la candidata. Solo y feliz de su aventura, estuvo unas cuantas horas en la tierra del General Heliodoro Charis Castro. Años después, ya siendo Presidente de la República, los viajes a la región del Istmo fueron más constantes, llegaba siempre acompañado de quién fuera su primer secretario de gobernación. Desde entonces lo hace acompañado de los representantes de los gobiernos español y francés, los reyes de España y la jerarquía proveniente del Vaticano, para inspeccionar desde modernos helicópteros los parques eólicos instalados en la región.

Nadie, ningún otro elemento le es tan fiel al enemigo de Morena y de Andrés Manuel López Obrador y su 4t como Connie Rueda, con quién se dice tiene un hijo y es ahora su carta fuerte para influir en el gobierno de Oaxaca, ayudándola a colocarse en una posición que le permita meter las manos en los asuntos del gobierno.

Por supuesto que los aliados principales de Felipe Calderón, aunque nadie se lo imagina, son los Murat; el padre y su hijo Alejandro, con quienes también tiene muchos negocios, desde hace mucho tiempo, y ahora, al igual que él, apuestan a favor de Susana Harp Iturribarría para que en Oaxaca haya borrón y cuenta nueva, lo cual le garantizaría a los Murat la suficiente tranquilidad para seguir aspirando a una posición dentro del gobierno federal. Logrará Felipe Calderón su propósito? Con todo esto solo se puede apreciar qué tan lejos está Morena de la posibilidad de tener un verdadero candidato que garantice la continuidad de la 4t, porque Mario Delgado y su Consejo Nacional pretenden descaradamente apoyar todo el plan de Felipe Calderón. Lo sabrá el Presidente López Obrador?

Compartir
Artículo anteriorREPRESORES
Artículo siguienteEL SALTO DEL CHAPULÍN