Barco a la deriva

0
53

Por Cipriano Miraflores

En 2018, millones de mexicanos depositamos en AMLO el gobierno de la República. Es decir, le confiamos el timón del barco en donde íbamos todos. Además, estuvimos conformes con el rumbo del barco.

Pronto observamos que el barco no navegaba muy bien. El capitán, AMLO, empezó por dividir a todos, por no respetar el rumbo acordado, se volvió un déspota, no escuchó a nadie. Se alió con unos asesinos para gobernar el barco. Ahora estamos en medio del Océano, a la deriva, ya no hay comunicación entre la tripulación y los pasajeros. Tenemos miedo.

Lo peor, se quiere bajar del barco y dejar al mando a una persona de pocas pulgas, que no quiere enderezar el rumbo, quiere seguir navegando en medio de la tormenta y con los asesinos.

Necesitábamos resolver el problema de la división entre los pasajeros, del temor de nuestras vidas, propusimos a una XINGONA para ello. Sin paz ni seguridad no hay manera para que el barco retome el rumbo.

Además le pedimos que nos propusiera hacia donde quiere dirigir el barco, queremos cambiar de rumbo, queremos llegar a un lugar seguro.

Paz, Vida y Cambio son claves para respaldar a XINGONA. A lo mejor no llegaremos a nuestro destino, pero ya iremos por el rumbo correcto.

Si seguimos con AMLO, tarde que temprano el barco se hundirá y chuparemos faros todos los mexicanos.

Perdón por el símil empleado, pero ilustra muy bien lo que está pasando en nuestro país. Queremos cambiar las cosas de cómo están, no estamos bien por más que nos digan lo contrario.

Así que manos a la obra: a cambiar por el bien de todos.

En vía de mientras sean rabiosamente felices.

May, Mayepe