DANZA DE LAS PLAZAS

0
834

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

Cuando los chupatintas del gobierno del estado se enteraron de la fastuosa boda (de primer mundo) de una de las hijas de Joel Castillo Pérez, el eterno “aviador” y ex dirigente del sindicato de burócratas (Stpeidceo), con cara larga se preguntaron con un dejo de envidia ¿de donde tantas vacas Juan?

Nada hubiera trascendido de fiesta tan rumbosa si don Joel fuera discreto, pero no. Dio rienda suelta a su presunción en los medios y en las benditas redes sociales se dio vuelo publicando pormenores de tal fastuosidad lo que, obviamente, despertó recelos entre los burócratas tan dados al chismorreo.

Tanta jactancia tuvo de inmediato repercusiones políticas. Causa adminiración que don Joel sea un servidor público tan audaz que no trabaje en ninguna área oficial y, además, que con un salario de 22 mil pesos mensuales sea capaz de organizar huateque tan sonado que inició desde el atrio de Santo Domingo. Hasta los magnates decaídos de San Felipe y demás zonas residenciales, suspiraron.

Otro tipo de reacción despertó entre sus camaradas burócratas. Me dicen que el fiestón agudizó las suspicacias de los compañeros de aventura de don Joel que integran el frente que pide el relevo de la dirigencia sindical y reforma estatutaria. El último acuerdo que los convenció, dicen, fue un paquete de 20 plazas que les entregaría el Secretario de Administración para no seguir cuestionando la continuidad de la actual directiva sindical.

Comentan que la primera en pintar su raya fue Iris Porras Alcalá su antes fiel e incondicional compañera de pactos burocráticos. Dicen que hay quienes conocen a esta dama como gestora de plazas en el gobierno.

Entre empleados que conocen del tema comentan que el rompimiento puede ser consecuencia de las excusas de Joel para no explicar el destino de esas 20 plazas. Otros burócratas adictos a Joel que ahora también lo cuestionan son Virania Santos Luis y José Arturo Sánchez Díaz quienes conocieron el enjuague porque, supuestamente, iban a participar en el negocio. Lucrativo asunto, dicen los que saben que cada plaza burocrática se cotiza en 300 mil pesos. Comentan que si Joel ya las vendió les debe informar donde está el importe de la transacción que calculan en seis millones de pesos.

Don Joel, según comentan, está en un dilema. Informó a sus achichincles que, para no seguir criticando la prolongación de la actual directiva sindical debido a la Pandemia, les darían 20 plazas que se repartiría el grupo opositor que pedía reforma de los estatutos.

Con tal negociación dejaron en paz el cacique sindical Juan Rafael Rosas y a su títere Juan Ignacio Cruz Villavicencio que siguen en el poder tranquilamente. Lo raro es que ha pasado el tiempo y solo Joel conoce el destino de las 20 plazas. Se justifica diciendo que aceptó la negociación para permitir la prórroga del comité directivo pero que no le han cumplido.

Como dicen que entre gitanos no se leen la mano, nadie le cree y menos cuando muchos le preguntan ¿de dónde tantas vacas, Juan?

NEFASTA ESCUELA

La nefasta escuela del bloqueo de calles y carreteras como instrumento de presión política alcanzó relevancia en Oaxaca. Su exhibición fue en las barricadas del 2006 con el lanzamiento de cohetones con bazucas hechizas. Oaxaca siempre entre experimentos políticos diabólicos. Por eso el más activo en aquellos días y noches funestas fue el demonio de Tasmania.

Así fue el principio en Oaxaca de esta nefasta escuela que se niega a morir. Su apego se debe a los grupos adherentes al chantaje político que tanto ha dañado la imagen de Oaxaca y ha enriquecido mucho a los capitanes de práctica tan fatal. Pero dicen que no hay mal que dure cien años.

Llegaron a tal extremo los activistas del MULTI al mando de Macario García Merino, que colmaron el plato.

Cuatro días cerrada la supercarretera dañaron severamente la economía de Oaxaca, sobre todo la de muchos pueblos del Valle de Etla como San Pablo, Hacienda Blanca y muchas colonias que no resistieron más la excesiva tolerancia del gobierno.

A la voz de que “un gobierno no puede ser catalogado como tolerante cuando lo que tolera es la maldad”, se organizaron. Usaron la misma violencia para echar a los bloqueadores. Afortunadamente la cosa no pasó a mayores, pero los triquis manipulados vieron tan decididos a los inconformes que se retiraron.

Plausible actitud ¿saben por qué? Ha dejado buena escuela. De la misma manera se organizaron ayer pobladores de Trujano, La Raya para impedir el bloqueo de la carretera frente al aeropuerto y ayer repitieron la buena acción los vecinos de San Felipe del Agua. Sucede cuando el pueblo se cansa.