DESTRUCTOR

0
235

Por Felipe Sánchez

DESTRUCTOR

Insisto. Al senador Salomón Jara Cruz le urge un cambio de estrategia y de asesores más diestros si es que sigue empeñado en que Morena o cualquier otro partido político lo haga candidato a gobernador el próximo año. También desligarse, si es que pudiera, de sus relaciones cuasi mafiosas, aunque quien sabe si le alcance el tiempo para limpiar sus antecedentes.  

El sendero por el que parecía avanzar en su carrera política hace dos años después de ser ungido senador de la República, se veía transitable y hasta apacible con el evidente apoyo de su mecenas López Obrador. Así parecía hasta que se le atravesaron los principios de “no robar, no mentir, no traicionar” del partido Morena.

Rompió abruptamente con la doctrina que tanto pregona el presidente AMLO.

En su afán de construir las bases de lo que sería su plataforma de lanzamiento a la candidatura, fortaleció sus ligas políticas con presidentes municipales y políticos impresentables, pero con capacidad para desviar dinero público.   

Su labor destructiva contra su misma carrera política empezó con la defensa a ultranza en el 2019 del presidente municipal de Jalapa de Díaz Arturo García Velásquez junto con su síndico Javier Terreros. Estos dos personajes fueron acusados y detenidos por delincuencia organizada y desaparición forzada. Salomón intervino insistentemente hasta que los liberaron, pero el 23 de diciembre fueron asesinados. Fue una ejecución al estilo mafioso cuando convivían en un edificio escolar.

ACCION SIMILAR

Qué ironía, este senador hoy vuelve a ser mencionado como protector a ultranza de otro presidente municipal, pero mujer y acusada por el mismo delito (desaparición forzada) y también ya fue arrestada. Se trata de la alcaldesa de Nochixtlán Lizbeth Victoria. La acusación por el tráfico de influencia política del citado senador la hacen dos hermanas de la desaparecida Claudia Uruchurtu Cruz. El Fiscal General del estado Arturo Peimbert informó también que como resultado de arduas investigaciones sus agentes encontraron suficientes elementos para arrestar a la presunta responsable y que no hay ninguna violación a sus derechos.  

Familiares de la desaparecida Claudia Uruchurtu confirmaron el tráfico de influencias de Salomón Jara por sus relaciones políticas con la presidenta municipal por ser del mismo partido. “Tememos que la acusada pudiera burlar la acción de la justicia”, dicen.

Las hermanas de la desaparecida y sus abogados externaron su temor de que a través del despacho donde labora el defensor de la alcaldesa, Rodolfo Ricardo López Gandarillas, intenten liberar a la detenida y con ello lograr la impunidad de un crimen que conmueve a la sociedad, principalmente a la población de Nochixtlán.

Elizabeth y Sara Uruchurtu aseguran que sus asesores han detectado intromisión de políticos importantes en favor de Victoria Huerta, pero que no lo van a permitir, que van a insistir en dos peticiones: que se intensifique la búsqueda de la desaparecida y que no haya influencias políticas como la que pretenden -dicen- desde el despacho del abogado Erick Carmona familiar del magistrado Gerardo Carmona Castillo.

En conferencia de Prensa indicaron que van a estar muy alertas para que cese el tráfico de influencias. Dijeron que buscarán audiencia con el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Eduardo Pinacho Sánchez para que el despacho que defiende a la presidenta municipal detenida no recurra al tráfico de influencia y se desligue del caso.

Revelaron que el despacho de Erick Carmona fue contratado por la misma presidenta municipal Victoria Huerta quien está al tanto de sus argucias jurídicas en sus litigios.

CONFIANZA EN LA LEY

En el renglón político, familiares de la desaparecida dijeron que “es alentador que la indiciada Lizbeth Victoria Huerta, aunque pertenezca al partido gobernante, haya sido detenida. Resulta esperanzador que en México el Estado de Derecho sea realidad”.

“Confiamos en que el gobierno de la 4T sea congruente entre lo que dice y hace y aplique justicia, aunque la detenida sea su candidata a la reelección. El pecado de Claudia fue documentar y denunciar los actos de corrupción del gobierno municipal de Lizbeth Victoria ante diversas instancias incluyendo a la Presidencia de la República. Esto provocó que la presidenta municipal  sus policías y porros fraguaran el plan para desaparecerla”.

Esto se ve como el paso de la muerte (política) para un senador que fue muy cercano al presidente AMLO.

Compartir
Artículo anteriorAtaques cibernéticos
Artículo siguienteCOMENTARIO A TIEMPO-MÉXICO SE PINTA DE VERDE Y AMARILLO Y OTRAS NOTICIAS
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.