Detrás de la noticia: ¿Y dónde está el piloto delgabinete de Salomón Jara?

0
483

Alfredo Martínez de Aguilar

* Concentrar funciones en la Jefatura de Gabinete convierte, de hecho, a José Antonio Rueda Márquez en vicegobernador, como ocurrió con Benjamín Robles Montoya y Jorge Castillo Díaz en el Gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

* El paro indefinido de la Sección XXII de la CNTE puede incendiar a Oaxaca tras el tercer paro de labores de 72 horas los días 7, 8 y 9 de junio, al considerar insuficientes las respuestas del gobierno de Salomón Jara a su pliego de demandas.

Con visión y sensibilidad, previendo cualquier contingencia de salud personal y cumplir su compromiso de ser un gobierno de territorio, no de escritorio, el gobernador Salomón Jara creó la Jefatura de Gabinete.

Jara Cruz envió la Iniciativa a la LXV Legislatura del Congreso Local que aprobó “fast track” una serie de reformas a distintos artículos de la Constitución Política de Oaxaca y la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado.

La nueva Ley Orgánica del Poder Ejecutivo modificó los nombres y atribuciones de diversas secretarias, y convirtió a la Jefatura de Gabinete en “supersecretaría” como ente superior en el gobierno estatal.

Por su amistad y confianza, pero sobre todo, por su contribución a su triunfo electoral, el mandatario estatal nombró a su ex coordinador de campaña, José Antonio Rueda Márquez, en tan alta responsabilidad.

Concentrar funciones en la Jefatura de Gabinete convierte, de hecho, a José Antonio Rueda Márquez en vicegobernador, como ocurrió con Benjamín Robles y Jorge Castillo, en el Gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

Está por encima de los titulares del gabinete legal y su función es garantizar “la efectiva coordinación de los integrantes del gabinete, valorará la buena función y funcionamiento del gobierno”; responsabilidad del gobernador en turno.

Tiene la responsabilidad de garantizar la efectiva coordinación entre las dependencias; dará seguimiento y realizará la evaluación de las políticas públicas; administrará el sistema de atención ciudadana y velará por la buena gestión y funcionamiento de todo el gobierno del estado.

Al ya de suyo grave problema provocado por el desconocimiento de Rueda Márquez de la singular realidad política e idiosincrasia de los oaxaqueños, al no ser originario del estado, el balance de su trabajo es negativo en los primeros seis meses de gobierno.

La evaluación del desempeño de José Antonio Rueda es negativa: creciente inseguridad y violencia, conflictos en municipios y comunidades y rechazo al Centro Integral de Revalorización de Residuos Sólidos Urbanos (Cirrus), en Albarradas.

Causa importante de su ineficacia e ineficiencia son las grillas aldeanas e intrigas palaciegas de los amigos y colaboradores más cercanos del gobernador, responsables de la gobernabilidad y gobernanza en el gobierno de la Primavera Oaxaqueña.

La situación se puede complicar por la ausencia de Oaxaca del Jefe de Gabinete, José Antonio Rueda Márquez, al incorporarlo el gobernador Salomón Jara, al equipo de ingenieros electorales de la delfina presidencial, Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Por su impacto social estratégico sobresalen los graves problemas en el sector salud relacionados con la corrupción a grado tal que, por primera vez en la historia de Oaxaca, el SAT embargó equipos de cómputo, contratos de obra y adquisiciones, contabilidad y registros de nómina de los SSO.

El embargo se realizó a solicitud de la Auditoría Superior de la Federación al ejercer su facultad comprobatoria. La gota que derramó el vaso fue el “nominagate”, al utilizar a Pedro Luis Morlet Sánchez y su Empresa Facturera de Operaciones Simuladas (EFOS), para pagar la nómina.

El manejo “irregular” del pago de la nómina de los trabajadores de los Servicios de Salud de Oaxaca con empresa “externa” provocó un paro de 48 horas de los integrantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA).

Para desactivar el conflicto despidieron al Director de Administración, Juan Gilberto Martínez Rueda, y a los jefes de la Unidad de Servicios al Personal, Armando Pineda Ovalle, y del Departamento de Operación y Pagos de los SSO, Miguel Ángel Ruiz Flores.

A pesar de la presunta operación ilegal, a través de la empresa facturera en la nómina de trabajadores de los SSO, no molestaron ni con el pétalo de una rosa a Octavio Torres Castillo, Subdirector General de Administración y Finanzas, responsable del “nominagate”.

A ello se suma el otorgamiento irregular de bases laborales y el cierre de oficinas y paro de labores del personal de Trabajo Social del Hospital Civil por presuntas irregularidades y corrupción en la Coordinación estatal de esa área de los SSO.

Sin embargo, el paro indefinido de la Sección XXII de la CNTE puede incendiar a Oaxaca tras el tercer paro de labores de 72 horas los días 7, 8 y 9 de junio, al considerar insuficientes las respuestas del gobierno de Salomón Jara a su pliego de demandas.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila