DIVORCIO

0
247

POR FELIPE SÁNCHEZ CRUZ

ESCAPARATE POLÍTICO

MARTES 28 de septiembre de 2022

COMPLICADO el escenario en que se halla el gobierno del mitómano de Macuspana, luego de que informes sobre AYOTZINAPA, sin censuras, fueron filtrados y en éstos presuntamente prueban la responsabilidad del ejército sobre las desapariciones aisladas de los estudiantes, lo que genera roces en la relación LÓPEZ OBRADOR- SEDENA, ya que lo correcto conduciría a la detención de varios militares, muchos de muy alto rango.

EL PRESIDENTE se había ya adelantado al reconocer que la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa fue un crimen de Estado. Al aceptar esto públicamente, reconoció una responsabilidad del Estado mexicano en su conjunto.

DESDE aquella primera noche del 26 septiembre de 2014, cuando un grupo de normalistas planeaba trasladarse a la Ciudad de México, para participar en las manifestaciones del 02 de octubre –de acuerdo a investigaciones de la periodista Anabel Hernández los 43 estudiantes nunca fueron a “boicotear” un evento de María de los Ángeles Pineda, entonces presidenta del DIF en Iguala, como se había dicho– por lo que secuestraron autobuses, como lo hacen usualmente los activistas.

LAMENTABLEMENTE, en esas unidades, a decir de las investigaciones plasmadas en “La verdadera noche de Iguala”, contenían cargamentos de heroína, lo que desató la orden del cártel propietario del mismo de recuperarla, pero los normalistas se dieron cuenta de qué es lo que contenía la carga que extraían de los autobuses los que los detuvieron y –para que jamás se supiera esta forma de traslado de drogas– ese hecho, terminó en la desaparición de los jóvenes que ocupaban esos autobuses.

LA HIPÓTESIS de la Anabel Hernández, es que en las acciones que enmarcaron la recuperación de la droga participaron militares y policías federales, en ese momento, el secretario era SALVADOR CIENFUEGOS, el poderosísimo “padrino”. El mismo que fue capaz, de echar atrás la detención de que fue objeto en los Estados Unidos y que en un primer momento mereció que el presidente LÓPEZ OBRADOR, indicara que la acción legal norteamericana fue “por vínculos con el narcotráfico” y que asegurara, independientemente del resultado de la indagatoria, era muy “lamentable” que sucediera. 

“Estamos ante una situación inédita, porque está detenido por la misma acusación (que pesa) sobre el secretario de seguridad pública de FELIPE CALDERÓN (GENARO GARCÍA) y ahora al de SEDENA (CIENFUEGOS) de ENRIQUE PEÑA, esto es una muestra inequívoca de la descomposición del régimen, de cómo se fue degradando la función pública (…)”. Aseguraba López Obrador el 16 de octubre de 2020.

Llegó a advertir que habría una limpia en la SEDENA para que cercanos al exsecretario que continuaran (a la fecha antes mencionada) al mando de funciones estratégicas fueran suspendidos y retirados.

¿Cómo? la institución que se había convertido en pilar de la 4T estaba envuelta en el mayor escándalo y señalado por el mismo presidente. Esto tendría como consecuencia la desconfianza total en todo lo que implica las instituciones del Estado. Entonces vinieron las presiones militares y el cambio de discurso. Lo matizó, la SEDENA debe haberle hecho sentir todo su poder pues hasta,  acusó que las pruebas de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) que inculpaban a CIENFUEGOS eran basura, que había intereses por desprestigiar al ejército mexicano, quiso exculpar a los miembros del ejército, pero otra vez, con las últimas filtraciones vinieron las acusaciones  del involucramiento militar en el caso de los normalistas de Ayotzinapa lo que pone al presidente entre la espada y la pared, un divorcio entre el presidente y la SEDENA, traería consecuencias funestas para LÓPEZ OBRADOR.

VIENEN días turbulentos para el gobierno obradorista, las nuevas evidencias les podría contaminar el tema de la aprobación en el senado de la ley de la guardia nacional (acelerar su promoción de inconstitucionalidad) lo que vulnera la relación política militar que tienen.

EN ciertos corrillos políticos aseguran que el ejército había recibido de LÓPEZ OBRADOR (en sus días de candidato a la presidencia previo a su triunfo) el compromiso de resolver el problema ante este presunto involucramiento en el caso Ayotzinapa, llegara a donde llegara creyendo que era fácil. El que haya echado atrás 21 órdenes de aprehensión, la mayor parte de militares, refuerzan estos trascendidos. Pero las cosas se han complicado más de lo dimensionado.

LA BANDERA de la justicia por los normalistas de AYOTZINAPA, fue un gran determinante para el posicionamiento electoral del mitómano de Macuspana al tiempo, que contribuyó al desmoronamiento de la imagen del entonces presidente PEÑA NIETO.

El presidente LÓPEZ OBRADOR, pierde su bandera, fuerza política, credibilidad y seguramente posicionamiento, con esto, en breve lo veremos.

Twitter: @escaparate_oax

Correo electrónico:  felsan23@prodigy.net.mx