EL AQUELARRE

0
960

Felipe Sánchez

Escaparate Político

Esta columna la escribí anoche antes de conocerse la noticia de que el Tribunal Colegiado de Circuito falló, por unanimidad, contra el juez que concedió el amparo. Y como lo dije, los espurios quedaron en ridículo.

La disputa por el control del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca que atizan los del grupo de magistrados conocidos como “Los Espurios” alcanza tintes dramáticos entre juristas cuya misión es la interpretación de la ley. Como dije en mi entrega de ayer, el tremendo ruido es por el amparo que concedió Jesús Valdivieso López, encargado del juzgado once de distrito, contra la facultad constitucional del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, de designar a los magistrados del Poder Judicial del estado.

La polémica entre las partes es tan ruidosa que provoca un alegato judicial pocas veces visto. La situación escala tanto que ha despertado un vendaval de interpretaciones jurídicas que, al final de la tormenta, dejará muchos estropeados. No pocos de los protagonistas quedarán en ridículo.

Por lo pronto, ya brincó a la palestra el doctor en derecho Román Lazcano, especialistas en Derecho Constitucional y Amparo. Se presenta también como constructor de la Cultura de la Paz y secretario general de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho.

Con esta calidad se enganchó en la polémica y a través de su cuenta de twiter dice: “No es sostenible la suspensión provisional del juez décimo primero de Distrito en Oaxaca (Jesús Valdivieso López) en la que separa a dos magistrados en funciones en una resolución que indebidamente señala qué no se afecta el orden público; ni el interés social !Por favor!
Su sátira no para allí. Agrega: además no señala en qué consiste la apariencia del buen derecho; es decir no realiza ninguna ponderación de que se advierte un análisis claro la inconstitucionalidad de la norma.

Estoy seguro que el Recurso de queja revocará.
Agrega que: sin duda la constitucionalidad e inconstitucionalidad de una Norma suprema como es la Constitución de Oaxaca, es propia de la sentencia de amparo y no de una suspensión o medida cautelar, máxime que existen causas de improcedencia sobre el juicio de amparo.
Estas sustentaciones jurídicas, sin duda, hacen muy endeble el amparo del juez Valdivieso López podrían manchar su carrera.

LOS ESPURIOS

Con base de estas opiniones jurídicas emanadas de un docto en la materia, este columnista se atreve a comentar que el amparo tan discutido terminará por diluirse y los que lo promueven -Los Espurios- tropezarían, otra vez, en lo absurdo. Solo para recordar a mis lectores quienes son “Los Espurios”, he aquí el relato en mi entrega del 28 de agosto del 2019.

Un discutido tema corre por los pasillos del TSJ: la presencia de los seis magistrados conocidos como “espurios” que, para variar, obedecen a pie juntillas a los intereses de los gabinistas.
Lo paradójico es que en lo que se considera “templo del saber de la jurisprudencia”, la designación de esos seis magistrados está envuelto en lo más aberrante de la ilegalidad.
Al terminar su función como magistrados del Tribunal Estatal Electoral cuando el Senado de la República adquirió la facultad constitucional de designar nuevos magistrados de este tribunal, hasta se ampararon. No querían perder la chamba Ana Mireya Santos, Luis Enrique Cordero, Camerino Patricio, Abel Alvarado Vásquez, René Hernández, Sonia Ireta Jiménez.

Los seis obtuvieron nombramiento de magistrado solo por la voluntad del entonces gobernador Gabino Cue, por encima de lo que ordena la ley: que debe ser el pleno del Congreso el que los designe después de un proceso que parte de una convocatoria. Bastó un nombramiento personal “espurio” (de allí parte el mote) firmado por la entonces diputada panista Lesly Jiménez quien presidía la Comisión de Hacienda del Congreso local.

Así los hizo magistrados contraviniendo lo que ordena la Constitución. El magistrado presidente de entonces, Alfredo Lagunas, los integró en el 2016 sin hacer caso a las réplicas de algunos magistrados del TSJ que señalaron la ilegalidad y hasta les creo una sala llamada de “asuntos indígenas”. La cuestión era darles chamba.

Ante tantas evidencias de que el nombramiento de “los espurios” fue contra la ley, crece el rumor de que solo falta la voluntad política para enderezar este entuerto que deja muy mal parado al llamado Poder Judicial. (Nadie se atrevió a hacerlo, hasta La fecha).

OTRO ESPURIO

La ilegalidad en la designación de magistrados, hasta en paquete, nadie la cuestionó. Por el contrario, hoy siguen sumando adeptos en el TSJ. Es el caso del veterano magistrado Arturo León de la Vega.

Están invitando a sus homólogos a rebelarse mediante un comunicado contra las “irregularidades en el proceso de selección de una magistrada en el Tribunal de justicia de Oaxaca, donde los poderes legislativo y ejecutivo han interferido violando principios como la división de poderes”. La discusión sube de tono. Mañana continuamos.

Visítenos: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com

Compartir
Artículo anterior120 HORAS PARA DECIDIR, EN LAS URNAS, EL FUTURO DE MÉXICO
Artículo siguienteMadres y padres de familia, pilar fundamental de la educación
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.