El PRI Agonizante Terminará Como Satélite de Morena

0
166

A L F A   O M E G A

JORGE HERRERA VALENZUELA

NADA DETIENE EL CONTAGIO DE COVID 19, SIEMPRE USEMOS CUBREBOCAS

En la política no hay milagros, ni se dará el caso de uno. La hegemonía de un solo partido político dominante terminó hace 35 años y tres sexenios antes el populismo, la frivolidad y la mediocridad, redujeron fuerza, olvidaron valores y abandonaron la ideología derivada del movimiento armado de 1910, origen de los gobiernos emanados de la Revolución Mexicana.

Los resultados electorales del pasado 6 de junio también son parte de la historia del rotundo fracaso del Partido Revolucionario Institucional, con antecedentes de 92 años en la vida de este hermoso país; diez años como Partido Nacional Revolucionario, siete como Partido de la Revolución Mexicana y el resto con las siglas de PRI y escudo de colores patrios, verde, blanco y rojo, con el lema de Democracia y Justicia Social.

Para no entrar en detalles, por ahora, los pocos verdaderos PRIistas (hombres y mujeres, jóvenes y adultos, incluidos los de la Tercera Edad) recuerdan que a partir de 1970 no hubo continuidad sexenal. El golpeteo comenzó seis años después, al despachar José López Portillo a su antecesor, amigo desde la juventud, a como embajador hasta el último rincón de la tierra. El colimense Miguel de la Madrid ordenó el desafuero y envió a prisión al senador Jorge Díaz Serrano. El último presidente del Siglo XX, Ernesto Zedillo puso tras las rejas largo tiempo a Raúl Salinas de Gortari, el hermano incómodo de quien le entregó el mando en 1994.

Siempre se ha dicho que la corrupción se asentó en la República Mexicana desde, ¡uuuhh!, hace muchos años, justificándola “porque ellos—los presidentes y sus colaboradores—si hicieron obra y el País progresó. El tamaulipeco Emilio Portes Gil, presidente interino al ser asesinado el reelecto Álvaro Obregón, nos heredó una frase irrebatible: “En México, cada seis años, hay una nueva comalada de millonarios”.

EL PRI Y LA OPOSICIÓN

La historia de la política electoral es muy amplia, de datos que provocan polémicas y de citas que despiertan la pasión de quienes fueron políticos-políticos. Cada quien ha definido a la democracia, como mejor le conviene y la ajustan a sus personales intereses. Hemos oído desde la apertura democrática hasta la democracia firme, pasando por la incipiente democracia.

El caso es que las reformas, adiciones y modificaciones a la Ley Federal Electoral y a la misma Constitución Política, se dan desde el siglo pasado. Cuando gobernaron los PRIistas. Miguel Alemán Valdés otorgó al voto municipal a las mujeres; don Adolfo Ruiz Cortines, decretó la igualdad de derechos y obligaciones cívicas para mujeres y hombres. En el régimen de Adolfo López Mateos, surgen los diputados de partido y Gustavo Díaz Ordaz reduce a 18 años el ejercicio de la ciudadanía.

Para cerrar su sexenio, López Mateos heredó a Díaz Ordaz la primera legislatura plurinominal. En 1964 el PRI ganó en 178 de los 180 distritos electorales y el PAN triunfó en 2 y además 18 curules al aplicarse la reforma para designar a “diputados de partido”. El Partido Popular Socialista recibió 9 espacios y 5 más quedaron a disposición del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana. Total, 32 diputados de partido.

Desde 1977 con las reformas promovidas por el jurista liberal Jesús Reyes Heroles, militantes de otros partidos tuvieron mayor acceso a la Cámara de Diputados y del Senado de la República. Surgieron los plurinominales, 200 diputados y 64 senadores. Se elevó el gasto en decenas de millones de pesos. Circula la versión de que pronto se eliminará a esos 264 legisladores que no son electos.

Porfirio Muñoz Ledo como presidente nacional del PRI “litigó” que el general Rogelio Flores Curiel fuera gobernador de Nayarit, a pesar de perder en las urnas ante Alejandro Gascón Mercado, postulado por el PPS. Jorge Cruicshank García, presidente del partido fundado por Vicente Lombardo Toledano, aceptó la derrota de Alejandro a cambio de que él, Jorge, fuera senador y ocupara el sitio que estaba destinado para el oaxaqueño Pedro Vásques Colmenares, quien ocupó una subsecretaria en Reforma Agraria y después gobernó en su natal Oaxaca.

Y fue carlos salinas de gortari quien concedió la primera gubernatura a la oposición. El beneficiado fue Ernesto Ruffo Appel, postulado por Acción Nacional en 1989. El PRI apoyaba, sin otorgarle lo necesario para los gastos de campaña, a Margarita Ortega Villa. El dirigente nacional del partido era Luis Donaldo Colosio y su delegado en Baja California, el guanajuatense Luis H. Ducoing Gamba.

CERO GUBERNATURAS Y 22 DIPUTADOS

Es triste, penoso y decepcionante el resultado global que obtuvo el PRI, pese a que hizo alianza con el que por décadas fue su acérrimo enemigo, ideológica y prácticamente, el Partido Acción Nacional, y también se juntaron –ese es el término, aunque suene mal— con lo que resta del Partido de la Revolución Democrática, producto del cisma PRIista provocado por los integrantes de la Corriente Democrática encabezada por Cuauhtémoc y Porfirio acompañados por Rodolfo González Guevara y Gonzalo Martínez Corbalá.

Como está comentado en párrafos anteriores, de las 15 gubernaturas en juego, los candidatos del tricolor regresaron a casa, derrotados estrepitosamente. Lo más vergonzoso es que de 300 aspirantes a diputados federales, únicamente ¡VEINTIDÓS! triunfaron en las urnas. Iban en la fórmula, coalición o alianza con el PAN y el PRD, “Va Por México”. La bancada en el recinto del Palacio de San Lázaro, será, con 49 “de regalo plurinominal”, de 71 PRIistas, que pretende coordinador “Alito”, pero, lo más seguro es… ¡quién sabe!

LABASTIDA OCHOA Y DULCE MARÍA

Frente a las declaraciones del Presidente de México, en su permanente campaña político-electoral, ahora diciendo que buscará a los diputados del PRI para que se sumen a sus propósitos reformistas de la Constitución, pronto hubo contestación de auténticos militantes del tricolor. Con mesura habló el sinaloense Francisco Labastida Ochoa y en tono enérgico la yucateca Dulce María Sauri Riancho aseguró que no hay judas en el PRI, refiriendo que no se adherirán a Morena.

El oaxaqueño Ulises Ruiz Ortiz se fue directo a la yugular y pidió la renuncia de “Alito” por los lastimosos resultados del 6 de junio, mientras que el hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong pide que Moreno Cárdenas  rinda un informe detallado del fracaso en las urnas. O sea que cuatro exgobernadores consideran grave la situación y ésta exige cambios radicales, pues los comicios del 2024 están en puerta.

El licenciado Labastida Ochoa manifestó: “El partido está atrapado en una espiral de indefinición, parecida a la de hace 21 años. Hemos ido cayendo en el oportunismo a medida que perdíamos los valores.  Aquella derrota histórica (cuando él fue el candidato presidencial en el 2000) abrió las primeras brechas internas en el partido…El PRI lo que necesita es reconocer sus errores y sus excesos del pasado, marcar una agenda moderna y liberal”.

La actual presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María, declaró que de ninguna manera sus compañeros de partido y, por supuesto ella, atenderían el llamado presidencial y jamás harán el papel de judas.  El exgobernador Ulises Ruiz compitió con el campechano por la presidencia del partido.  Osorio Chong consideró que  debe escucharse el informe de “Alito”.

FELlCIDADES A LOS PAPÁS

Cómo recuerdo aquello de que el hombre era “el jefe de familia”, le correspondía llevar los pantalones, su palabra se respetaba y cumplía. El patriarca merecía todo. Lo que contaban las abuelas, sometidas al marido o al “amancebado”(antes amantes, hoy unión libre), constituían verdaderos relatos novelescos. En tiempos lejanos para cualquier movimiento la mujer debería tener la autorización del macho, de ahí lo del machismo. Hoy todo es distinto. Abundan “los mandilones”, eso dicen y es famosa la frase: “en mi casa la última palara, la digo yo… ¡sí, mi vida, lo que tu mandes!

Bueno, la situación principió a cambiar en 1910 y fue una mujer estadounidense, Sonora Smart Dodd, la que advirtió que se festejaba a las madres, pero no se reconocía igual la labor del padre. El suyo era un veterano de la Guerra Civil, viudo y con cinco hijos. Se llamó William Jackson Smart y cumplía años el 5 de junio. Padre e hijos vivían en el poblado de Spokane, cerca de Washington. Sonora acudió a la Alianza Ministerial de Spokane para sugerir que el 5 de junio fuese declarado Día del Padre. En principio no hubo mucho eco, pero esa organización fijó el tercer domingo de junio para festejar a los papás.

La idea prosperó y dos presidentes la apoyaron. En 1924, el  republicano Calvin Cooligde declaró oficial la fecha y el demócrata Lyndon B. Johnson hizo una proclamación presidencial, ratificando que el tercer domingo de junio sea el Día del Padre.

A México nos llegó la celebración yanqui en los años sesenta, sin mayor trascendencia. Se asegura que fue a partir de 1972 cuando el Día del Padre cobró naturalización en nuestro país. La promoción fue de los comercios y salvo el año pasado, pandémico, no hubo festejos. Hoy estamos (?) en el semáforo verde, ya recibimos las dos dosis de la vacuna contra el COVID 19, abarrotarán los restaurantes y centros comerciales. Si hay contagios, no se quejen.

RAMÓN LÓPEZ VELARDE

El poeta zacatecano, nacido hace un siglo en Jerez, debería ser recordado este próximo lunes 21 en el Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México, el escenario donde fuese declamado ese fervoroso poema titulado “La Suave Patria”. Lo merece Ramón López Velarde, que abandonó el seminario donde se preparaba para sacerdote y decidió decirle a sus padres, el abogado José Guadalupe López Velarde y doña Trinidad Berumen Lamas, que su vocación era otra, muy diferente.

El que sería llamado “Poeta de la Revolución” y calificado por José Vasconcelos Calderón  como “El Poeta Nacional”, durante 5 días –del 6 al 10 de enero de 1915—fue el Secretario de Instrucción Pública con el presidente convencionista Roque González Garza, cuando Venustiano Carranza con apoyo en el Plan de Guadalupe se autonombró Jefe del Primer Ejército Constitucionalista y Encargado de los Poderes de la Unión,

Ramón Modesto López Velarde Berumen murió en la Ciudad de México el 19 de junio de 1921, cuatro días antes había cumplido 33 años de edad. El presidente Adolfo López Mateos dispuso, mediante un decreto del 15 de junio de 1963, que los restos del vate zacatecano fueran trasladados a la hoy Rotonda de las Personas Ilustres, en el Panteón Civil de Dolores, D.F.

P.D. Al abrir la agenda me encuentro que el 15 de junio de 1879 murió el ilustre liberal guanajuatense Ignacio Ramíez Calzada, “El Nigromante” y en la misma fecha pero de 1986 dejó este mundo el ilustre literato argentino de nacimiento y universal en las letras Jorge Luis Borges…Sigue el obituario. El 14 de junio de 1985 perdimos al gran “Madaleno” que hizo pareja con “Régulo”, los siempre recordados “Loa Indios Tepujas”. Se llamaron Francisco Fuentes Granados y Manuel Tamés, respectivamente. Madaleno estuvo muchos años en el programa televisivo “El Club del Hogar” con Daniel Pérez Arcaraz…Un 16 de junio murieron tres personajes: en 1958, José Pablo Moncayo, autor del internacional Huapango de Moncayo…”El Profesor Jirafales” o sea Ramón Aguirre Fuentes murió en 20|6, saltillense que destacó en la serie El Chavo del Ocho…El primer actor en la Época de Oro del Cine Mexicano, el guadalajareño Roberto Cañedo Ramírez, también falleció un 16 de junio, el de 1998.

jherrerav@live.com.mx