EL SALTO DEL CHAPULÍN  

0
358

Otro día infernal padecimos ayer los habitantes de esta sufrida ciudad. Grupos movidos por los intereses más tenebrosos sitiaron las calles. Llegaron acarreados los que quieren ser maestros sin estudiar; los aventureros manipulados por “líderes sociales” que exigen al gobierno dinero (“techo financiero”); los que quieren fuera de la cárcel a delincuentes, y los “universitarios” del STEUABJO que descaradamente robaron el dinero de los pasajes al chofer de un autobús del servicio urbano ¡La ley de la Selva!

Con una impunidad brutal impidieron nuestro derecho al libre tránsito. Muchos suplicamos sin éxito que nos dejaran pasar. La violencia y el terror que genera la imbecilidad de quienes se llaman “explotados” -¿De qué?- era evidente. Un comportamiento salvaje, amenazantes con machete y garrote en mano. Son acciones a las que se atreven solo entre la muchedumbre de la masa informe. Drogados, alcoholizados entre la turba cometen atrocidades que no se atreven como individuos. Horas se incertidumbre vivió nuestra ciudad todo el día.

Otra vez, las mismas estrategias del 2006. La misma historia:

El mejor negocio en Oaxaca es decirse “líder social”, juntar a una veintena de oportunistas, inventar una organización, ponerle membrete con el agregado de “independiente”, “democrático”, “social”, etc. Luego bloquear calles o carreteras, secuestrar oficinas como medida de presión para que los llame el gobierno. Este es el camino fácil para recibir dinero público.

Así se han consolidado en la industria del chantaje político más de 80 organizaciones “sociales” que siguen boyantes, con una impunidad que espanta.

Lo más triste es ver en esa caterva a los que se dicen “futuros maestros”, esos rostros juveniles sedientos de violencia, muy convencidos de su derecho a pasar sin estudiar, sin someterse a examen y menos exponer aptitudes de un educador. Lo que han aprendido a la perfección son las lecciones de certidumbre dogmática impartidos por sus mayores del Cartel22.

El indoctrinamiento de la CNTE prendió con tal virulencia en esas mentes juveniles que hoy reclaman su derecho a una plaza magisterial no por haber estudiado sino por haber servido como carne de campañas políticas que hicieron presidente a López Obrador.

Compartir
Artículo anteriorSÍNDROME PERREDISTA
Artículo siguienteFiscalía General rescata a dos menores de edad que habían sido víctimas de secuestro en la Cuenca
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.