EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
95

TANTO interés por llegar a las posiciones de poder, nos podría confirmar que NO sería descabellada esa cifra de 10 millones de pesos EN los que, según trascendidos, ha llegado a “cotizarse” una candidatura a diputado federal.

ALGO NO anda NADA bien, cuando alguien que compra su candidatura, está dispuesto a pagar mucho más de lo que ganará (lícita y legalmente) a lo largo de tres años que dure su encargo. Un diputado federal ganaba (hasta el año pasado) 75 MIL 763 pesos mensuales, más una gratificación de fin de año de unos 101 mil 017 pesos, lo que PRINCIPALMENTE significa unos 3 millones 030 mil 527 pesos a lo largo de tres años, claro, además de compensaciones diversas. (El Universal 28/febrero/20 23) Entonces ¿Dónde está el beneficio económico para que un suspirante a una diputación invierta tanto dinero furtivo? Claramente fuera de lo legal.

SI ESTO ES EN LOS SUSPIRANTES a una diputación federal. Ahora, en los que le apuestan a una senaduría, a una diputación local, a una presidencia municipal, a una simple regiduría (y adquirieron indebidamente su candidatura) ¿cuánto habrán pagado? La corrupción en el fondo de todo esto es innegable.

www.escaparatepolitico.com
X (Twitter): @escaparate_oax
Correo electrónico: felsan23@prodigy.net.mx
Facebook: Escaparate Político por Felipe Sánchez