EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
210

Las nuevas formas de hacer política en Oaxaca permitieron ayer que Alejandro Murat Hinojosa no enfrentara contratiempos en su quinto informe.

Después de sortear algunas manifestaciones a su llegada al Congreso llegó y entregó su informe tras un breve mensaje con una buena recepción de los legisladores.

Pero, al arribar al patio central del palacio acompañado de su esposa y sus dos hijos mayores, se sorprendió al saber que el dirigente nacional de su partido Alejandro Moreno Cárdenas y otros priistas, lo desairaron.

Alito Moreno brilló por su ausencia y más tarde nos enteramos que un distinguido priista local como es Samuel Gurrión Matías seguía inquietando con su amenaza de quebrantar la exigua fuerza del PRI en el Congreso.

Gurrión insiste en no someterse al liderazgo de Alejandro Avilés en la fracción tricolor porque al ser señalado por sus ligas con su compadre “el gato” (por cierto, ya fue trasladado a un penal de alta seguridad en Michoacán), pierde calidad moral.

La intención de Samuel Gurrión, hasta donde sabemos, es saltar al PVEM y desde allí formar una bancada para poder influir en las negociaciones que surjan en la Cámara. Despistado no es el diputado juchiteco. Sabe que el senador del partido Verde, Raúl Bolaños Cacho está en la posibilidad de ser el candidato de la coalición con Morena y empieza a hacer cuentas alegres.