EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
180

En la otra pista de la 65 legislatura, causó sorpresa entre los propios morenistas la repetición de la señora Laura Estrada Mauro como presidenta de la Junta de Coordinación Política. Va por segunda ocasión por una razón: Tiene en su caudal todas las mañanas habidas y por haber para manejar el abultado presupuesto del poder legislativo, más de mil millones de pesos anuales.

Otro juicio que hacen en la bancada del partido Morena es que la designación fortalece al senador Salomón Jara y da luces para decir que la candidatura es suya. Eso lucubran, pero los antecedentes de la diputada Laura Estrada no le ayudan.

Recordemos algunos pasajes.

A mediados del año pasado Laura Estrada Mauro representante del distrito de Tuxtepec hizo algunos amagos. Como presidenta de la Comisión de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización del estado, amenazó con no aprobar la cuenta pública del Ejecutivo correspondiente al año 2019, pero esto ya es bola pasada. Otros dicen que está encareciendo su pago de marcha.  Tal intimidación es parecida al emblemático “petate del muerto” que solo asusta a los más ingenuos porque legalmente ese procedimiento -la aprobación- ya no es obligatorio sin embargo doña Laura lanza la intimidación como último recurso para decir que nadie hable de auditar a esta legislatura porque entonces no aprobamos le cuenta pública del 2019. Su argumento es que el Órgano Superior de Fiscalización del estado (OSFEO) “no entregó a tiempo la información”. Lo más grotesco del alegato de esta diputada es que este órgano está supeditado a la comisión de vigilancia de la Cámara ¿Por qué no le exigió la información en la fecha determinada?

Todo esto pasa porque, según me revelan algunos empleados de la misma Cámara, Laura Estrada Mauro en su calidad de primera presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) manejó el presupuesto como negocio particular.

Cuentan que, al estrenarse los diputados de la 64 legislatura llegaron ávidos de dinero fácil y poder. Al ser designada presidenta de la JUCOPO Laura se comportaba imperiosa. Disponía de las arcas legislativas como “caja chica” de la mano con el tesorero del Congreso, Omar Maldonado con quien formó una dupla dominante.

Compartir
Artículo anteriorCIRCO DE DOS PISTAS
Artículo siguienteCOMENTARIO A TIEMPO : «No cabe la menor duda, estamos en otros tiempos.»
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.