En Oaxaca, acusan a candidata de Morena de amenazar a opositores de MC

0
153

ÓSCAR RODRÍGUEZ

La candidata a concejal del partido Movimiento Ciudadano (MC) en Oaxaca, Gabriela Montenegro, es amenazada por la presidente municipal con licencia y candidata de Morena al ayuntamiento de San Pedro Pochutla, Samy Pineda, según acusaron los familiares de la víctima. Por ello, la Fiscalía General de Justicia (FGJO) integró una carpeta de investigación contra Pineda por presuntamente amenazar a sus opositores.

La denuncia fue presentada por familiares de Gabriela Montenegro y refieren que la alcaldesa incluso advirtió que si no desistía de sus aspiraciones políticas, “la va pagar muy caro”.

Pedro Hernández, esposo de la candidata de MC y líder regional de la Unión General Obrera Campesino Popular (UGOCP) y de la fundación “Mejores días A.C.”, denunció que los ataques son constantes en contra de su pareja, por lo que teme por su integridad. 

“Yo no quiero vivir con miedo, mucho menos mi esposa. Hemos sido atacados en redes sociales, incluso se han metido con la vida personal de mi esposa, lo que considero un acto de cobardía que a ninguna mujer se le debe hacer.  Ayer me atacaron con fotografías y me extorsionaron, además de que me lanzaron amenazas de muerte. Me preocupa. Por ello pido la protección del Estado para que éstas amenazas no lleguen a desatar una agresión más fuerte” comentó.

Aseguró que la candidata de Morena y presidenta municipal de San Pedro Pochutla está cometiendo violencia política de género contra su esposa.

“Qué grave que una mujer ataque a otra para no perder el cargo de concejal” puntualizó Pedro Hernández sobre las amenazas.

En las denuncias se implicó también a la síndico del ayuntamiento de San Pedro Pochutla, Sonia Silva Muñoz, por participar como cómplice en las agresiones.

El representante legal de Movimiento Ciudadano, presentó un recurso de queja ante el consejo municipal del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO) para que la candidata de Morena desista de amenazar a sus opositores, a fin de que privilegie una contienda limpia, sin guerra sucia y sin amenazas.