ESPADA DE DAMOCLES

0
488

Escaparate Político

2021-abr-21

Felipe Sánchez

Según fuentes fidedignas, la mítica Espada de Damocles sigue bullendo en la cabeza del discutido ex rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez, Eduardo Martínez Helmes motejado “Chapito”. Esto quiere decir que las investigaciones sobre la gran corrupción en esta institución educativa siguen abiertas.

Mis informantes basan esta hipótesis en un hecho que no pasó desapercibido en la reciente visita que hizo a Oaxaca el dirigente nacional del partido Morena, Mario Delgado Carrillo para el arranque de la selección de candidatos de esta jornada electoral. Buscaron a tan alto dirigente y lograron que los recibiera. Se reunieron para hablar largo y tendido.

Dicen que los Martínez, don Abraham y su “hijo pródigo” Eduardo que eran -¿o son aún?- los hombres fuertes de la Universidad, de alguna manera lograron acercarse al número uno del Morena. Lo invitaron a comer por los rumbos de la Sierra para relajarse y hablar de temas concretos:

Primero, sobre la auditoría que sigue en curso -me dicen- por el gran boquete financiero en la administración del Chapito. Segundo, sobre la posibilidad de librar al ex Rector de las pesquisas. El tercer tema fue en relación a la política desde el campus universitario.

Solo ellos saben si Mario Delgado aceptó meter las manos al fuego por el Chapito para limpiar sus culpas. Lo cierto es que, en el ámbito político, siguen teniendo predominios gracias al riguroso control entre los grupos porriles lo que los mantiene aún en el status de “hombres fuertes”. Claro, también mantienen poder económico. Además de la fortuna que le atribuyen a Eduardo con sus empresas de outsourcing, todos saben en la UABJO que don Abraham, su esposa, sus hijos y yernos o están jubilados o están vigentes como maestros de tiempo completo. Esto significa tener salarios y prestaciones de primer mundo en una Universidad de harapos.

PODER POLÍTICO

En el ámbito político todo indica que el poder de padre e hijo sigue vigente aunque no de manera preponderante. A eso se debe que el Chapito haya impuesto a su incondicional Ismael Gaytán en la planilla del partido Morena que encabeza Francisco Martínez Neri. Previsor el Chapito, lo puso en la lista de candidatos a concejales para el ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, en la apetecible posición número tres. Esto significa que, aunque pierdan la presidencia municipal tendría asegurada una regiduría. El fracaso electoral es previsible por el poco interés con que Martínez Neri aceptó la candidatura a la alcaldía. Dicen sus cercanos que sus aspiraciones estaban en una diputación federal. Así lo había comentado a sus huestes del Falp, Fpr, Mult, entre otros, a los que, incluso, pidió que se prepararan porque la curul sería su plataforma para lanzarse por la gubernatura. La candidatura a la presidencia municipal no llena sus aspiraciones y menos cuando las tribus del partido Morena presionaron decididamente para incluir en su planilla a muchos activistas impresentables incluyendo ex guerrilleros cuyos antecedentes, obviamente, despiertan suspicacias.

LA SOMBRA DEL “ETÍL”

Expertos en imagen pública alertan sobre el tremendo peso que significará en la campaña de Martínez Neri el desastroso gobierno municipal Morenista de Oswaldo García Jarquín.

Está tan copado Martínez Neri en su planilla que hasta René Ricárdez Limón aparece en la lista. Esto no tuviera ningún problema si no se tratara de un pariente cercano del “etíl” Oswaldo García Jarquín que, obviamente, llevará el sello del continuismo de la parranda y la frivolidad que identifica al actual presidente municipal. Cargar con estos fardos de Oswaldo significa un pesado lastre para Martínez Neri quien enfrentará muchos reclamos al llegar a las colonias con obras abandonadas, sin concluir y promesas incumplidas.

Al final del funesto gobierno municipal de Oswaldo brotan de la cloaca todos sus yerros y abusos que, necesariamente, terminarán por manchar la campaña electoral. Están muy frescas las decepciones que deja el “etíl” por arbitrariedades tan morrocotudas como la de aquel emperador que en su fenomenal expresión de abuso del poder hizo cónsul a su caballo. Así, don Oswaldo hizo altos funcionarios a parientes y amigos. Designó directora de Desarrollo Humano municipal a una agraciada damita ¿saben por qué? Solo por sus encantos que mostró como coordinadora de edecanes en la privada Universidad Vasconcelos. A una de sus primas la hizo tesorera municipal, aunque luego la destituyó por desvío de recursos Para que la coordinadora de edecanes pudiera obtener el puesto removió a Juan Antonio Enríquez Mójica. La lista de despotismos desde el poder municipal es interminable.

Oswaldo deja una runfla de alcaldadas como haberse negado a rendir cuentas a la OSFE. También huellas de desvío de recursos que, mientras más se acerque el fin de su mandato más presionarán para abrir la cloaca.

Compartir
Artículo anteriorNi relativismo ni absolutismo político
Artículo siguienteVisión Política – Cayo bien!
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.