Inicia la lucha socio-electoral cainita

0
684

Octaviano Miguel Contreras Márquez

El tiempo y el espacio histórico, convergen en este mes de abril, al iniciar nuestro proceso electoral, que, de inicio, representará un antes y un después en el funcionamiento del sistema político mexicano.

Evocando los rituales que han dado sentido a nuestra historia, hemos sido testigos de la forma en la que las diferentes fuerzas políticas han llevado a cabo su proceso interno para seleccionar a las mejores figuras políticas que los conduzcan al triunfo electoral.

El centro del universo, en la historia, ha creado grandes civilizaciones. Quien busca y encuentra el centro, obtiene poder en su sentido amplio, es el elegido, el líder.

Hemos sido testigos de la y las formas en las que los partidos políticos, han establecido se selección; las encuestas.

Como herramienta democrática es buena, siempre y cuando se muestre su metodología, tan simple como eso.

No lo hacen. Pero bueno, creo que a las bases partidistas no les satisface, mucho menos a la sociedad¡¡¡

No es secreto que la sociedad sabe que las candidaturas se compran y el partido pone su logotipo para avalar la buena trayectoria del político en turno.

Y ahí está, no sólo el error, sino la gravedad operativa de nuestro sistema político mexicano.

Falta espacio para mencionar a los políticos que desde octubre del mes pasado han negociado con sus respectivas dirigencias nacionales, cargos hasta de policías comunitarios, en regiones del país donde si Tijuana es fea, otros municipios, ya se perdieron porque están en manos del crimen organizado, otros, vueltos pueblos fantasma. Pero ese es otro tema.

La lucha cainita, sin duda, es una lucha agresiva, doliente y humanamente reflexiva. Está por iniciar el proceso electoral, no sólo para votar, elegir, sino para designar a la máxima autoridad de nuestro país.

Hasta el momento, hay dos políticas y eso es bueno, la presencia de la mujer en política, es importante y no hay que perder de vista.

Gane una u otra, nuestro sistema político estará liderado por una mujer y eso, me parece bien, por una razón de sentido humano; la mujer, tiene una visión de futuro.

Lo vivimos y sentimos a diario y nos preguntamos; ¿cómo le hace la mujer? Sea, una u otra, quien gane esta lucha cainita, debe entender que llegará en un momento histórico, para trascender en el tiempo, en la historia; como mujer y como presidenta. Espero, que de esta lucha, político-electoral, salgan perjudicados los políticos y no nosotros como sociedad civil.

Tiempo y espacio, convergen, pero pueden cambiar el rumbo de la historia…