LOS POR QUÉS

0
324

POR FELIPE SÁNCHEZ CRUZ   

-ESCAPARATE POLÍTICO*

MIÉRCOLES 04 DE ENERO 2023

USTED seguramente se preguntará por qué los agentes de vialidad estatal andan siempre a la caza de algún pretexto para “levantar” una infracción, recitándole el rosario del ENORME costo que tendrá la sanción oficial para terminar en un “arreglo” económico, que les permita echarse un recurso a sus bolsillos (y eso que en este gobierno dicen ya no hay corrupción)

TODO tiene una explicación, hay razones interesantes de por medio.

EN LA POLICÍA Vial estatal, desde dentro, me dicen que las “cuotas” que cada motociclista debe entregar a sus superiores al día es de 200 pesos, que deben salir claro, de las típicas “mordidas”.

EL OPERADOR de una patrulla (automóvil) tiene una cuota más elevada 250 pesos diarios. ¿Y si no quieren? Bueno, pues pueden mandarlo al duro sol de crucero, a una localidad lejana, a un municipio donde tengan que cambiar de residencia, pagar renta, luz, todas esas lindezas.

HUBO cambio de gobierno y el nuevo director de la corporación referida, Toribio López, aún no sabe qué gente le rodea y cómo se mueve la corrupción en la dependencia que hoy encabeza, lo que le hace presa fácil de los “lobos” que operan la corporación.

Si bien se trajo consigo a quien ocupó la dirección de la Policía Vial municipal en Xoxocotlán (quien ya conoce las mañas que envuelve este ambiente) Se calcula que sigue muy lejos de conocer las entrañas de la corporación, a guisa de recuento, lo siguiente.

RECUENTO (I)

AL INTERIOR de la dependencia hay muchas acciones, muestra de la gran corrupción.

DE los encierros, por ejemplo, me aseguran, antes del cambio de gobierno, sacaron ilegal y sigilosamente, centenas de unidades (motocicletas, autos, camionetas) 

¿Cómo es esto posible? El encargado de encierros, sabe cómo clasificar las unidades que ya nadie sacará una vez que ingresan por alcoholímetro, accidentes, infracciones, etcétera. Sucede que el monto de las multas a veces (hasta de 200 UMAS, equivalente a 20 mil pesos) más el tiempo que cobran por “resguardo” de vehículos deja a personas sin posibilidad de liberar sus unidades.

De los encierros entonces, es común que saquen furtivamente las unidades, las refacturen y las pongan en venta. No obstante, el lote de las unidades sacadas al por mayor antes del cambio de gobierno estatal, terminó en un predio enorme (propiedad de un comandante regional, según mis fuentes) allá por los rumbos de ETLA.

HAN PASADO directores y más directores de la dependencia y los vicios no se han controlado, lo único que se logró maquillar, es el que las piezas de las unidades no sean retiradas cínicamente. Hoy las piezas buenas de unidades que NO son sacadas rápidamente del encierro son sustituidas por piezas INSERVIBLES. Antes eran desmanteladas inmisericordemente.

MIS interlocutores me aseguran que estas pillerías eran operadas principalmente desde dos direcciones; la de proximidad social y la dirección operativa, esta última encabezada por un marrullero magistral, a quien apodan el tapete –ya se imaginarán el tamaño de su abyectitud para ganarse al director (en turno) de la corporación–.

AHORA que ha habido movimientos con el cambio de gobierno, el director de proximidad salió, pero dejó sembrado a su cuñado, en los encierros, y desde allí siguen ejecutando fechorías.

SE SUPONE la corrupción ha sido vertical, pero ha habido ocasiones que hasta se brincan a la dirección general y operan sus pillerías sin “compartir” la totalidad de las cuotas hacia arriba. A guisa de ejemplo mañana les narraré de qué manera se enteró un titular, de las pillerías que se perpetran en la Policía Vial Estatal, cuando estaba bajo su cargo.

Twitter: @escaparate_oax

Correo electrónico:  felsan23@prodigy.net.mx