MAESTROS COMODINES

0
332
 Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

 Todo indica que la titular de la SEP Delfina Gómez y los grupos radicales del cartel22, están discordantes en la idea de un pronto regreso a clases presenciales en las escuelas de Oaxaca. Parece que ya les gustó cobrar sin trabajar.

Aunque el gobernador Alejandro Murat y la titular de la SEP Delfina Gómez, se reunieron la semana pasada para dar seguimiento a la agenda educativa de Oaxaca, según comentó en su twit el mismo Ejecutivo, hay resistencias. Loss grupos de la sección 22 acostumbrados ya a no trabajar, bloquearon con su inasistencia la asamblea donde surgiría hace 4 días el acuerdo para el retorno a clases presenciales. Fieles a sus estrategias de boicot, bloquearon el quorum y hasta ayer convocaron a nueva reunión.

Los padres de familia parecen ajenos a la necesidad de reanudar clases con presencia física. El director del IEEPO Francisco Ángel Villarreal ha dicho que solo falta el consenso para el retorno a clases presenciales.

Mientras tanto, la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, han insistido en reuniones virtuales y en persona, sobre la necesidad de consensar la reapertura de las escuelas.

 La secretaría de gobernación y el Ejecutivo de Oaxaca Alejandro Murat con el Instituto de Educación (IEEPO), han comentado la necesidad de reabrir las escuelas, pero la sección 22 de la CNTE simplemente alega que “no hay condiciones”. Los grupos moderados al interior del cartel 22 también han mostrado su disposición para la reapertura de escuelas con las medidas sanitarias adecuadas, pero, como siempre, los radicales, al no tener argumentos válidos, neciamente no asistieron a la asamblea.

DISTANCIAMIENTO

El lunes pasado la Sección 22 de la CNTE determinó a la media noche cancelar su asamblea estatal en la que se definirían las estrategias y fechas tentativas para el retorno presencial a clases. El argumento fue “falta de quorum”.

Aunque el presidente López Obrador tiene entre sus grupos políticos consentidos a los de la CNTE que han recibido atención especial, concesiones múltiples y hasta candidaturas del Morena, no ha encontrado reciprocidad cuestión que ha ocasionado algunos desencuentros políticos. Cuando en Oaxaca el ala radical del cartel 22, ávida de mayores prebendas, movilizó a los normalistas con acciones extremas de provocación, la respuesta fue contundente.

En las mañaneras AMLO fustigó a “los caciques que manipulan a los alumnos de las escuelas normales”. Desde ese momento canceló también las reuniones calendarizadas con los dirigentes de las CNTE, aunque ofreció: “al pasar las elecciones hablaré con los estudiantes de las normales y con sus autoridades para terminar con el mal manejo de recursos y los cacicazgos”. Eso dijo, pero aclaró que “lo hare sin ningún tipo de represión porque yo no soy Díaz Ordaz».

A partir de ese momento el distanciamiento entre el presidente AMLO y la CNTE se empezó a notar. El enfriamiento de la relación con los maestros de Oaxaca considerados los más arrojados activistas del Lopezobradorismo, se hizo más notorio cuando la   Asamblea Estatal convocada por el dirigente formal Eloy López Hernández  el lunes pasado, se canceló la posibilidad de reanudar clases en las aulas.               

De acuerdo a la convocatoria sindical, la plenaria se realizaría en la Escuela Secundaria Técnica 108 ubicada en la Colonia del Maestro, sin embargo, al llamado solamente acudió un grupo reducido de delegados sindicales que no alcanzaron la mayoría estatutaria.
La intención de la dirigencia seccional era que en la asamblea estatal se tomaría el acuerdo para el regreso presencial a las aulas, una vez que la entidad se encuentra en semáforo epidemiológico  verde, bajo estrictas medidas sanitarias y en común acuerdo con autoridades y padres de familia.

Lo cierto es el hecho de que la corriente de “los duros” del cartel 22 rechazan la propuesta del gobierno federal de regresar a las aulas. Aunque el IEEPO y el propio gobernador han dicho que disponen de los recursos para rehabilitar las escuelas y dotarlas con los materiales sanitarios necesarios, ellos dicen que “no hay condiciones”.

LA SEP, DISTANTE

Por otra parte, los maestros que sí quieren regresar a trabajar a las aulas notan poco interés de la titular de la SEP Delfina Gómez que, dicen, “no se ve en el plan de regreso a clases presenciales”. Comentan que, primero la CNTE la agarró mal parada al sorprenderla con las 13 condiciones para que los profes regresen a las aulas; luego en la reunión virtual entre gobernadores y la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la maestra Delfina nomás no  pudo conectarse a la reunión a distancia.