OTRA PIFIA

0
730

2021-abr-30

Felipe Sánchez

He dicho aquí que permitir que gente sin experiencia ocupe un puesto público relevante no es democracia, es irresponsabilidad. La improvisación del presidente municipal Morenista Oswaldo García Jarquín lo ha llevado a cometer toda clase de pifias.

Haberlo catapultado al poder sin el mínimo conocimiento sobre administración pública y sin haber analizado sus debilidades etílicas, fue un yerro descomunal. Oaxaca padece las consecuencias. A unos meses de que, sin pena ni gloria, deje el gobierno municipal, abre otro frente de guerra.

Ha caído en muchos dislates que en política son fatales: está peleado abiertamente con sus compañeros del partido Morena, se ha ganado el rechazo de la ciudadanía, cuenta con los más bajos índices de aprobación y enfrenta señalamientos de corrupción. Esto prueba que su gobierno es un desastre.

En el mercado “20 de noviembre” en horas de la madrugada retiró ayer un altar religioso y desmanteló el instrumental de protección civil en el pasillo que es salida de emergencia de ese centro comercial. Todo para reinstalar un expendio de mezcal que los locatarios no quieren. Con estas acciones, además de ofender la fe de los locatarios, los deja en la indefensión en caso de desastre.

Expresiones de autoritarismo tan rudo alebrestaron a los mercaderes de ese lugar que se unieron de inmediato. Advierten al presidente municipal que su despotismo los ofende profundamente. Condenan que el regidor de mercados Luis Arturo Dávalos, el director de mercados Pedro Antonio Pérez y el administrador Melitón Lavariega, entre otros funcionarios, hayan entrado al mercado a hurtadillas para cometer esas tropelías. Lo hicieron solo para reinstalar un puesto de licores cuya propietaria “ha pagado mucho dinero al presidente municipal” para estar en el pasillo principal del mercado a pesar de que obstruye un espacio religioso y tapa la salida de emergencia.

Dicen que de tan ignorante Oswaldo no conoce la historia de luchas legendarias de locatarios que al reaccionar por abusos como este, provocaron la caída de presidentes municipales y hasta de gobernadores. Si se empeña en reinstalar ese puesto que obstaculiza la salida de emergencia y el altar donde los locatarios veneran a la Virgen, “Oswaldo puede ser echado del poder”. Así lo advirtieron ayer los comerciantes de ese lugar.

TLACOLULA

Sin mayor experiencia en eso de “comer sapos sin hacer gestos” la candorosa senadora Susana Harp Iturribarría, se ha llevado decepciones.

Intentó sin éxito poner como delegada del IMSS a su suplente Concepción Rueda Gómez, pero la reventaron al poco tiempo. Volvió a ensayar con ella y la propuso como candidata del Morena a la presidencia municipal del partido Morena en Juchitán. Los caciques de la COCEI ni siquiera le permitieron sacar la cabeza no obstante ser auténtica zapoteca. Ahora cambia de táctica.

Con la influencia que doña Susana tiene en algunos grupos moderados del partido Morena, trató de intervenir en el distrito local electoral de Tlacolula. Dicen que recomendó a Haydee Reyes Soto como candidata a la diputación local. La reacción fue visceral contra esta dama. El actual diputado Noé Doroteo que busca la reelección por el PT ha dicho que no la dejará pasar. Dicen que ha hecho alianza con los mismos morenistas para que voten ahora por el PT.

Aducen que Haydee no tiene arraigo en el distrito y que fue una decisión unilateral de la senadora Harp que la llevó a Tlacolula sin conocer la zona. Dicen que lo hizo al no poderla colocar en uno de los distritos del centro. Las consecuencias de esta feroz pugna entre candidatos obradoristas, unos en el PT y otros en Morena, ya se refleja en las encuestas en las cuales el candidato de la alianza “Va por Oaxaca” Paco Maldonado empieza a descollar. Suena raro, pero ante el golpeteo entre obradoristas, no solo los de la alianza PRI-PAN-PRD sino hasta otros partiditos morralla se están unificando para hacer perder a los “izquierdistas” que en estas elecciones se sienten huérfanos. Primero porque en las boletas ya no estará el nombre de AMLO y, segundo, no habrá efecto Peje.

LOS HUÉRFANOS

Tlacolula no es el único distrito donde los “obradoristas” ya sienten la orfandad electoral. Cuentan que la diputada morenista Hilda Pérez Luis, aunque ya es candidata a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez con la alianza PT-PVEM, sabe que va a perder. Huele tanto su fracaso que está buscando cobijo político, quiere, aunque sea una regiduría. Lo mismo ha buscado al priista Javier Villacaña que al morenista Martínez Neri. Ambos solo le han dado el avión.