SABIDURIA ANCESTRAL

0
298

Por Felipe Sánchez 

-Escaparate Político

Al admirar la profundidad de los ritos ancestrales que expresan su apego a la tierra que los vio nacer, entendemos porque los Mixes de Ayutla y Tamazulapam, igual que todos nuestros pueblos indígenas, en sus luchas agrarias lo menos que les importa es perder la vida. Por eso los funcionarios deberían tratar esos conflictos con mucho tiento.  La solemnidad en su Firma de Paz me hizo reflexionar sobre la trascendencia de haber dirimido ellos mismos, sin más intromisión de políticos y grupos siniestros, la posesión del manantial que costó muchas vidas y provocó tanta violencia. Solo ellos reconocen el valor del agua y desde hoy la comparten como lo que son: hermanos de raza.

Después del lamentable enfrentamiento armado por la posesión del manantial en junio del 2017, esos dos pueblos enconaron su rivalidad. En ambos lugares surgieron grupos aviesos, hasta uno de religiosos salesianos que apostaban a la violencia como solución del conflicto por la posesión de la tierra. Litigios interminables y millonarias erogaciones para los leguleyos que, en lugar de buscar la solución del enfrentamiento, lo atizaban.

LOS MIXES, EJEMPLO

Tres años tardaron los viejos sabios de ambas comunidades que, con sus autoridades municipales y agrarias, encontraron la paz. Disolvieron la mancomunidad de la tierra, remarcaron sus límites agrarios y juntos disfrutan ahora el agua. Es un acuerdo comunal que mereció hasta el aplauso del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador. En la conferencia mañanera puso como ejemplo de civilidad a los pueblos Mixes.

Esto demuestra -dijo- “que sí es posible la solución de los conflictos entre pueblos mediante el diálogo. El ejemplo es el reciente acuerdo entre autoridades de Ayutla con sus vecinos de Tamazulapam que llevaban tantos años en  pugna por un manantial”.
“Les mando un abrazo a todos los mixes de esa región. Son un buen ejemplo para la solución de conflictos sociales mediante el diálogo”, remarcó el mandatario federal que fue más allá con sus halagos al poner como ejemplo la acción civilizada a los Mixes para que aprendan los Triquis.

Aseguró que su gobierno se mantiene en la búsqueda de la conciliación para resolver el problema en la zona Triqui que, actualmente, mantiene desplazadas a decenas de familias de la comunidad de Tierra Blanca, Copala. Ese modelo de concordia entre los grupos étnicos puede ser tomado por los Triquis para que, mediante el diálogo se reunifiquen.

MODELO A SEGUIR   

Si bien es cierto que los pueblos de Ayutla y Tamazulapam invocaron sus normas comunales para reencontrar la paz, el reencauzamiento del problema no fue fácil. Diversos grupos de conciliadores y técnicos del gobierno federal y del estado encabezados por el Secretario General de Gobierno, Francisco García “Paco Pizza”, trabajaron horas interminables con uno y otro pueblo. Atajaron intereses de políticos perversos como el director del INPI Adelfo Regino Montes mezquino individuo que hacía labor de zapa al interior de Ayutla. De la misma manera operaban grupos de caciquillos en Tamazulapam donde el fin del conflicto estorbaba a sus intereses oscuros. Para ellos lo mejor era que siguiera la violencia y continuara el litigio que les significaba lucro.

Las redes sociales mostraron videos donde violentamente algunos enemigos de la paz impidieron en varias ocasiones los trabajos técnicos para la reconexión del agua.

De todo esto fue informado puntualmente el gobernador Alejandro Murat y el presidente AMLO que, en La Mañanera los invitó a seguir siendo sujetos modelo para la solución de conflictos. Hasta ofreció: “me podría reunir con los Triquis tomando el ejemplo de los Mixes que quieren paz y no violencia. Me podría reunir con los líderes de las tres organizaciones Triquis que encabezan el conflicto, siempre y cuando tengan un compromiso contundente por la paz”. “Les mando a decir que cuando se pongan de acuerdo, aquí en Palacio Nacional firmamos lo que será el acuerdo histórico de paz, dijo eufórico.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Eufórico por la avenencia de los Mixes, el presidente López Obrador recalcó su interés en pacificar la zona Triqui. Informó que “el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, mantiene las mesas de diálogo con los grupos en conflictos, además de que cuenta con el respaldo del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, quien se ha mantenido atento de la situación. Cuando se logre, los grupos deben verlo como algo histórico, como una oportunidad para terminar con la violencia que lleva décadas en la zona y que ha cobrado la vida de decenas de personas”, manifestó.

La firma de paz Mixe quedará en los anales de la historia como un hecho ejemplar, un mensaje de que la cultura indígena es más grande que la codicia de los caciques. Pero de eso hablamos mañana.

Compartir
Artículo anteriorEL SALTO DEL CHAPULÍN
Artículo siguienteConmemora Alejandro Murat 211 Aniversario de la Independencia de México
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.