CANDIDATOS ACOSADOS

0
259

Por Felipe Sánchez

EL IMPARCIAL El Mejor Diario de Oaxaca, gracias a su línea plural, abierta, sin partidismos, realiza en estos días de campaña electoral entrevistas colectivas. En este ejercicio de libertad plena con todos los candidatos al que ningún otro periódico se atreve, participan el director Benjamín Fernández Pichardo con toda la sala de redacción, columnistas y reporteros. En este intercambio de preguntas y respuestas estuvo ayer Jesús Ruiz Olmedo un emprendedor que decidió incursionar en la política.

El entrevistado, aunque fue concejal del Morena con Oswaldo García Jarquín con quien terminó confrontado, dice que el partido Fuerza por México lo hizo candidato a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez porque tiene viabilidad de ganar. Desde su posición de empresario, este abogado ha abrevado experiencia política lo que le permite desglosar con soltura los problemas de la ciudad capital.

Fustiga con dureza a los que al llegar al poder “se creen príncipes dueños del dinero público y terminan desviando hasta el presupuesto para los zapatos y uniformes que deben usar los policías”. A esto atribuye la actitud de los candidatos que “lo que les preocupa en esta contienda es cómo van a pagar los votos. Andan ofreciendo dinero a cambio del sufragio en lugar de proponer programas de gobierno como la creación del Instituto del Emprendedor que estimule a los pequeños empresarios o acciones que permitan abatir los altísimos impuestos como el predial”,

Dice que desde su labor al frente del Colectivo Oaxaca, entendió que lo que la sociedad necesita es un gobierno municipal sensible no como el actual alcalde que no tuvo, siquiera, la capacidad de disminuir la burocracia en el cobro de impuestos, facilitar la creación de pequeñas empresas y planear mezclas de recursos con el gobierno estatal y federal.

SINSABORES

Jesús Ruiz aún no sabe si va a ganar o perder en esta contienda, pero ya empiezan los sinsabores.

Relata que sus propuestas contra el ambulantaje, la venta de espacios callejeros y la extorsión de los inspectores municipales, entre otras, le han generado situaciones de acoso. Ha recibido, dice, coronas de flores y cabezas (no dijo de qué) en señal de amenaza. Aun así, insiste en seguir adelante haciendo compromisos “no con los grupos sino con la sociedad”.

CARASUCIA A LA BAJA

El candidato de Fuerza por México afirma que su partido le permitió escoger libremente a los integrantes de su planilla y remacha sobre la necesidad de exigir honestidad y transparencia a los políticos antes de llegar al poder. Ante su aseveración le preguntamos por la calidad moral de Beky Cabrera Santiago integrantes de su planilla. Esta dama ex administradora de las prerrogativas del PT en Oaxaca fue despedida recientemente -según denuncia que tenemos-  por el dueño digo dirigente de este partido Benjamín Robles Montoya “Carasucia”.

Algunos empleados del PT comentan a esta columna que denunciaron a Beky por manejar con opacidad las prerrogativas de ese partido. Asestó algo así como “machetazo a caballo de espadas” al chilango traído de Michoacán pues descubrieron que pagaba facturas infladas y compraba otras. Supuestamente pagaba renta de carros para los activistas que iban a las comunidades a hacer proselitismo lo que no era cierto. El enojo surgió porque a los empleados los tenía con salarios míseros y ella hasta lucía dos carros. Lo que les sorprende es que ahora aparezca como candidata a regidora de Fuerza por México en Oaxaca de Juárez, al lado de un candidato que ofrece  humildad y honestidad en el poder.

LA BATEAN

Todo indica que a los grandes beneficiarios del PT en Oaxaca y que ahora se dicen “cien por ciento cobradoristas” digo obradoristas, se les empieza a opacar su estrella. Me refiero a los que al unísono cobran como diputados, Maribel Martínez y su esposo Benjamín Robles Montoya motejado “Carasucia” y que ahora andan en campaña para reelegirse.

Para empezar, el INE desechó  la denuncia de Maribel contra el colega Guillermo Hernández Puerto quien, supuestamente, cometió contra ella delito de violencia de género. No hubo tal y los jueces la batearon con su intento de victimizarse. Ahora la ciudadanía, según las encuestas, no tiene la intención de seguirles regalando su voto.

Después de tres años de que Benjamín Robles Montoya, su esposa Maribel Martínez con sus hijos naturales y putativos aprendieron a vivir a cuerpo de rey como diputados, unos locales y otros federales, hoy intentan reelegirse. Él como legislador federal y ella como local plurinominal. Andan en campaña sin haber pedido licencia, es decir, siguen cobrando más de 250 mil pesos mensuales de dietas y prestaciones sin atender sus responsabilidades de legislador.