A QUÉ COSTO

0
407

AUNQUE el slogan de “proteger y garantizar el derecho a la vida desde el momento de su fecundación”, es un acto de gobierno que atrae votos, el gobierno priísta está pagando una factura muy alta con la reforma constitucional que acaba de autorizar el Congreso para penalizar el aborto salvo “cuando una mujer haya sido víctima de violación, cuando esté en riesgo la vida de la madre, por malformación congénita y por causa de imprudencia de la madre”.

COMO toda decisión política, esa reforma legal no es cosa fortuita. La forma en que operaron la discusión y aprobación “fast track”, deja el mensaje de que el gobierno quiere congraciarse, primero con la Iglesia Católica y luego darle un obsequio al PAN en su cumpleaños número 70. Tantos años buscando el poder y ahora que lo tiene no sabe cómo ejercerlo. Vean la profunda crisis en que ha metido al país.

NO HAY que olvidar que las diferencias entre el gobierno del estado y la jerarquía católica, se recrudecieron desde el sexenio pasado cuando en JUQUILA, un grupo de perredistas convertidos al neopanismo que encabeza el hoy diputado federal GUILLERMO ZAVALETA, se apoderaron de esa “mina de oro” que significa el paraje religioso conocido como “El Pedimento”. Los más altos jefes católicos, la misma Secretaría de Gobernación y grupos conservadores influyentes, reclamaron al gobierno del estado su desgano por intervenir para que la Iglesia no perdiera el control de “El Pedimento” donde los miles de feligreses que visitan cada semana el santuario de Juquila, dejan limosnas por más de un millón de pesos mensuales. Este es el meollo del asunto.

DESDE entonces ha corrido mucho tiempo. Los grupos políticos de Juquila, principalmente los que hoy mueve con mayor dominio el diputado priísta, digo panista, ZAVALETA -infiltrado entre los azules-, difícilmente aceptarán dejar esa “mina de oro”, máxime cuando conocen los millonarios dividendos.

EN AGOSTO pasado, el mismo arzobispo CHÁVEZ BOTELLO, dijo públicamente que en el caso de El Pedimento, el gobierno “tiene en sus manos la solución del conflicto. Lo que ahí se vive está fuera de la ley, no sólo es un robo, sino un atropello cargado de impunidad”.

EL PLEITO por tan preciado botín no solo es de la Iglesia contra el gobierno estatal. El asunto alienta permanentemente la ambición de los grupos políticos de todos los colores partidistas en Juquila. En este momento, por ejemplo, los adversarios del actual presidente municipal, de extracción perredista, cuestionan el uso nada claro de esas millonarias limosnas.

EL Pedimento es la manzana de la discordia y aviva tanta avaricia que ahora el gobierno no sabe cómo aquietar las ambiciones desatadas. Además, nadie en Juquila, estaría dispuesto a dejar limosnas tan suculentas.

Y COMO es una misión imposible, alguien sugirió al gobierno que penalizar el aborto podría congraciarlos con la Iglesia. Pero vean las reacciones de los grupos pro-aborto.

HASTA los de casa, como la dueña del CIMO y ahora flamante subsecretaria ROSARIO VILLALOBOS, se alebrestaron contra el gobierno por la reforma al artículo 12 de la Constitución local. “Ante el embate de los grupos más conservadores, nuestro país está viviendo una campaña contra el derecho al aborto, velada, pero más intensa –incluso– que en la década de los setenta, utilizando argumentos a favor de la vida que han sido superados”, dice la funcionaria-activista.

BUFONES

BIEN me comenta el economista FRANCISCO ALVAREZ que el gobierno panista de FELIPE CALDERÓN hace todo lo contrario a las medidas que otros países adoptan para enfrentar crisis como la que padecemos.

EN MEDIO de la crisis económica, la inseguridad, el descrédito y la corrupción, quiere imponer más tributos, corre a 10 mil burócratas, inhibe la creación de empleos y engrosa la nómina para los suyos.

Y DESPUES los azulejos se andan preguntando las causas por las que en las urnas hayan sido derrotados estrepitosamente.

DE VERDAD que suena hasta cómico que los panistas insistan en buscarle tres pies al gato. Miren que reunir a 195 de los 370 consejeros que conforman el órgano de gobierno panista para “encontrar” las causas y razones del descalabro electoral. Cuestión de risa.

EL PAN llegó ciertamente como la anhelada alternancia pero llegó también la inseguridad y la violencia. Sin capacidad ni creatividad para contrarrestar la “colombianización” del país, tras la devaluación y el desempleo galopante consecuencia de la recesión económica mundial, el gobierno derechista recurre a la cómoda práctica de cargarle los estropicios de su errática política, al pueblo y a los contribuyentes a través de dos vías; eliminación de subsidios e incremento a los impuestos. ¿Y así no quieren que el pueblo les niegue su voto?

Los resultados electorales fueron también el mensaje de los millones de mexicanos que expresaron en las urnas el desencanto que experimentaron al resquebrajarse las esperanzas que el mismo PAN les había generado. Los consejeros de Acción Nacional atribuyeron la derrota electoral que sufrieron, al hecho de que el gobierno de Felipe Calderón, no cumpliera con su promesa central de campaña; el empleo.

AH, pero qué tal incrementaron las plazas en la alta burocracia para sus correligionarios. Pero hasta en esos lugares mostraron su ineficiencia. Con golpes de pecho, trajeron aquí a uno de sus directivos de quinta para decir que el PRI les “robó” el mérito de las obras del gobierno federal que ellos no supieron cacarear. Vaya simpleza.

En fin, además del desastre en que hundieron al país, los panistas reconocieron que su partido “se alejó de sus orígenes y se desdibujó, al grado que los ciudadanos no ven diferencia entre PRI y PAN”. Cuestión patética pues esto convierte a los azulejos en “PAN con lo mismo” y por ende en pérdida de opción ante el electorado.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteDESATADOS
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta