DESCRÉDITO

0
379

DESCRÉDITO
EL RUIDO ensordecedor con tantas acusaciones (contra URO y algunos de sus funcionarios) y apresuradas exoneraciones (para Flavio Sosa y otros activistas de la APPO) exhiben nuestra clase política -como atinadamente clasifica el escritor López Bárcenas- “como las serpientes: pueden cambiar de piel pero siguen siendo serpientes y se comportan como tales”.
LOS OAXAQUEÑOS que al acudir a las urnas el pasado 4 de julio dejaron claro el mensaje de que queremos tranquilidad y honestidad de la clase política, pero parece que éstos no captaron, o no quieren entenderlo así. Su protagonismo no tiene límites.
El voto también es reclamo de justicia, alto a la impunidad que prevalece hoy más que nunca. Pero una cosa es el anhelo de justicia y otra el deseo insano de venganza.
CUANDO la sociedad reclama investigar todos los excesos del desastre político del 2006, es para que se aplique la ley a secas, sin favoritismos. Por lo mismo resulta simplista escuchar voces sedientas de venganza como la del diputado conocido como “El cara sucia” BENJAMÍN ROBLES MONTOYA y los dirigentes de los partidos de oposición que llaman a un linchamiento social contra los que considera sus adversarios políticos, sin mayor argumento, pero dicen que los del otro bando son “inocentes palomitas”. “Hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre”. Luego entonces esto manifiesta simple deseo de revanchismo.
EL PRINCIPIO legal dice que para condenar, primero hay que probar las causas. Nuestros ansiosos políticos, sin tener aún la información fidedigna, la que seguramente obtendrán una vez que asuman el poder, deben esperar los tiempos y cumplir con las expectativas que despertó el 4 de julio.
CUANDO escuchamos del diputado “cara sucia” sus expresiones de condenar a los del PRI y eximir a ultranza de toda responsabilidad al incendiario “Demonio de Tasmania” y a los activistas de la APPO , no deja ver más que la simpleza de sus deseos y fobias. Además, como censor moral, Robles Montoya no tiene calidad si antes no explica su pasado político en Michoacán, donde sirvió al PRI en el espionaje y agresión contra periodistas, y la conducta de su vástago en aquel fatal percance a bordo de un automóvil propiedad del Senado de la República , en estado inconveniente, según las indagatorias judiciales.
EXONERAR parcial y adelantadamente a los protagonistas de los incendios, del vandalismo, de todos los abusos y crímenes del 2006, como lo hace el “cara sucia”, rompe con las expectativas del 4 de julio.
NO DEBEN ignorar que muchos oaxaqueños votaron contra la violencia. Hicieron memoria de lo terrorífico de aquellos meses del 2006 y votaron movidos por esas amargas experiencias de las barricadas y el estado de sitio. con la esperanza de que jamás se repitan.
PARA QUE el gobierno de GABINO CUE sea realmente diferente, tiene que cumplir con la esperanza que la sociedad insistentemente manifiesta a través de los medios: “Esperamos calidad moral en el gabinete de Gabino”.
TANTAS amenazas no vayan a resultar un simple distractor, o peor, que salgan con una parodia del emblemático “Parto de los Montes”, que sea un simple ratoncito el que caiga. El pueblo quiere una verdadera transición, no un relevo de poderes, que lleguen los del viejo PRI y que se vayan los del PRI de Ulises. El voto fue para poner freno a la impunidad. Ponerle fin sería mucho pedir. La gente acudió a las urnas por una reforma educativa, por la transparencia, por muchos anhelos.
ASI que todos los del gobierno electo -en conjunto y en lo individual- deben dejarse de bravatas, guardar prudencia y actuar con decisión en el momento exacto. Las razones de Estado no tienen porque estar en la boca de bravucones barriobajeros.
LOS CONOZCO
EN UN desayuno-entrevista invitado por EL IMPARCIAL, el entonces candidato GABINO CUE, dijo que a los del PRI “los conozco muy bien”. “Yo estuve allí -confesó-, hay priistas que son buenos amigos, pero hay malos como los que insisten en mantenerse en el poder usando el dinero del pueblo”.
ENTONCES, sin bien los conoce debe guardar cautela. Tanto ruido de algunos de sus colaboradores, principalmente de “su chucki”, parece advertir a los indiciados para que se protejan o ¿acaso de eso se trata?
NO DEBE desoír el juicio popular sobre las pasadas elecciones, que indica que “muchos no votaron por el candidato de la coalición sino en contra del candidato del gobernador, de quien la soberbia, la corrupción y la impunidad los tenía hartos y se vengaron enfrentándolo y propinándole una fuerte derrota en el terreno electoral…”.
LOS ESCEPTICOS, pero informados, dicen que es imposible que haya cambios de fondo porque GABINO y su equipo se mudaron de partido para llegar al poder, la mayoría son gente del sistema y promover algún cambio real, iría contra sus propios intereses. Las propuestas para una verdadera trasformación en el estado tienen que salir de la sociedad, de allí la importancia que reviste una de las primeras decisiones de GABINO al proponer un equipo de la sociedad civil para participar en la entrega-recepción del poder, aunque también en esta decisión hay dislates como la inclusión de la que fue su tesorera municipal, su contralor y su pariente de apellido Ruiz Abdalá.
CLARO, no quiere decir que ya sean miembros del gabinete. Bien claro les dijo al invitarlos a formar el equipo de transición. “Que nadie se sienta funcionario…”, les dijo.
CASI UN ÁNGEL
PERO EL diputado “cara sucia” no es el único que defiende a ultranza al activista más temerario, y más visto, de la APPO. Este es el más notorio porque los “cerebros” de esta organización actúan ocultos en la sección 22 donde operan, deciden, cobran…
LA DEFENSA que hace DANIEL JUÁREZ, el dirigente local del PT, del “Demonio de Tasmania” es más que elocuente:
“La responsabilidad del diputado Flavio Sosa
Villavicencio, en los hechos de 2006, es cosa juzgada y caso cerrado. Su inocencia está en el precepto legal que establece que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito”. El mismo precepto bajo el cual pretenden cobijar a ULISES RUIZ.
EL DIRIGENTE local del PT -¿Acaso ya no es la ex perredista Otilia Galindo?- hace apología de “El Demonio” que logró su libertad el 19 de abril de 2008 “sin reserva de ley y sin pago de fianza, porque no había elementos para considerarlo responsable de los delitos imputados”.
EN EL expediente penal 157/2006, Flavio Sosa fue acusado por una docena de delitos, entre los que se encontraban asociación delictuosa, daños por incendio, robo, sedición y secuestro.
Con un año 4 meses de cárcel, Flavio Sosa “quedó absuelto de cualquier responsabilidad” ¿y la absolución social?

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Compartir
Artículo anteriorCOCA COLA, O CACA COLA ????????
Artículo siguienteREFLEXIVO
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta