EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
109

Pero antes de iniciar la disputa el grupo de Joel Castillo quiere que el gobierno les cumpla con las 20 bases que les ofreció y que ya ofertó su operadora Iris.

Esta es la causa de que estén vendiendo la amenaza de tomar las oficinas sindicales. A principios de mes hicieron el intento y hasta advirtieron que allí se mantendrían hasta que el gobernador les diera audiencia.

Me informan que desde el 2020, Joel e Iris negociaron las 20 bases que ofertaron a través de sus activistas identificados como Arturo, Juan, José Manuel, Eleazar Miguel, Dora, entre otros. Los incautos ya están reclamando que les cumplan pues siguen trabajando como empleados de contrato. Calculan que con estas transacciones obtuvieron un lucro de seis millones de pesos. En estos momentos hay quienes han dicho que presentarán denuncia formal contra la tal Iris, aunque el que mangonea todo, dicen, es Joel Castillo.

Es tan atrayente el negocio del sindicalismo que los seguidores del Potro que renunciaron formalmente al Stpeidceo, quieren desistirse, pero el sindicato les muestra su dimisión firmada.

Entre los arrepentidos por la violencia que generaron en su sindicato está Wiliberto Toledo, adicto a el Potro, pero este quedó marcado con una denuncia penal por haber agredido a un delegado sindical en una asamblea.