EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
76

El hecho de que se hayan unido los cuatro sindicatos de trabajadores del Ayuntamiento, habla de la gran inconformidad contra la errática presidencia municipal de Oswaldo García Jarquín cuya opacidad administrativa provocó una evidente quiebra financiera.

Lo inaudito es que, ante los resultados de un gobierno Morenista nefasto, la ciudadanía no haya reaccionado y terminó por darle su voto al candidato del mismo partido. Y algo más paradójico, que en la planilla de concejales triunfante repitan como candidatos algunos de los que participan en el infame gobierno municipal que hoy tiene a la ciudad al filo de caos total.

Algunos bien enterados me dicen que en la desorganización administrativa que finalmente devino en corrupción, tiene mucha responsabilidad el síndico Jorge Castro Campos hombre de todas las confianzas de Oswaldo. Como tal, prácticamente operó como presidente municipal suplente en las largas ausencias de su jefe y firmaba decisiones que ahora tienen consecuencias. Aun así, repite como concejal ¿Será una estrategia para que alguien informe de los desvíos de recursos o sea el chivo expiatorio? Vaya, difícil tarea la del presidente municipal electo Francisco Martínez Neri que recibirá un gobierno municipal quebrado.

La pésima la administración y el tan evidente desvío de recursos municipales trae como consecuencia que el dinero para los aguinaldos y cumplimiento de compromisos municipales de fin de año, nomás no aparezca. Verdadera bomba de tiempo.

Compartir
Artículo anterior-Colombianos.
Artículo siguientePide AMH renuncia del director de CEVI 
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.