FESTÍN DE PORROS

0
611

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

Nada inhibe al ex rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez. Ni el discurso del presidente AMLO contra “los caciques que manejan a las autoridades y el presupuesto de las universidades públicas”, ni la trascendida reunión entre el gobernador Alejandro Murat Hinojosa y el Auditor Superior de la Federación David Colmenares. Por el contrario, me informan que anda engallado incitando a sus porros y a sus tropillas de maestros sin título y aviadores con la consigna de mover las aguas y encrespar los ánimos en vísperas de la renovación del rectorado. Quiere seguir siendo el fiel de la balanza. Ya le gustó el negocio, aunque falta ver si el mensaje presidencial tiene eco en Oaxaca.

Sus allegados comentan que es el “hombre fuerte” de la Universidad por su animosidad en poner y manipular a los rectores y altos funcionarios. “Así es y así tiene que seguir siendo”, dicen alumnos, maestros y trabajadores de toda laya que le deben la chamba. Es el Chapito el que quita y pone en todos los cargos de la institución.

La habilidad innata de Eduardo Martínez es innegable. Lleva más de cuatro rectorados como el personaje que describe AMLO al mencionar “el cacique que pone autoridades y maneja el presupuesto”.

Dicen que hoy anda más alebrestado, seguro de la consigna de sus operadores estrella: “para un gobernador, mis porros”. Y vaya que así actúa. Solo hay que ver la manera en que sus agitadores profesionales presionan para dar albazo contra el líder del STEUABJO que es el sindicato más numeroso, con más de dos mil afiliados, cuya movilidad puede ser clave en próxima elección del rector.

DERROCAMIENTO FRACASADO

El Chapito mide la fuerza del STEUABJO y lo quiere para su causa. Lo necesita para presionar y detener cualquier investigación en su contra por sus sospechosos manejos del presupuesto universitario. Es tan diestro, dicen, que ha sumado al magistrado presidente del Tribunal de lo contencioso, Manuel Velasco Alcántara. Comentan que la estrategia de ambos consiste en agitar las aguas para acelerar la elección de Rector, maniobrar para poner un candidato afín y luego presumir su fuerza política ante el próximo destapado a la gubernatura y seguir negociando.

Esto explica la compra de conciencias, derroche de dinero para mover a los porros y golpear al que no se sume a su causa. Así ocurre con el fallido derrocamiento de Ariel Abelardo Luján Pérez como líder del STEUABJO.

Nada los detiene. La furia de la embestida porril en la pasada asamblea la encabezaron Julio Cesar Mora alias el “Casimira”, Francisco Velásquez el sonri ́cs”, Enrique García el “Shakira”, Irma Guzmán, Martha García, las chaparras; Araceli Blas Pacheco motejada “dama de hierro”, José Antonio Rivera Ramos el “todas mías”, Aralia Plasencia la “complaciente”, el veterano Rosendo Ramírez alias “el jueves”, Matías el “chintete”, Hipólito Aquileo Soriano Ortiz, entre otros. Los afines al sindicato los acusan de esquiroles.

Lograron boicotear la asamblea y hasta nombraron nuevo “dirigente”. Su estrategia sigue ahora con movilizaciones para presionar a las autoridades laborales. Dicen que ya recabaron más de mil firmas. Muchas de ellas las falsificaron y agregaron personal eventual con amenazas de no darles trabajo ni bases si no participan,  pero son tan burdos que ignoran que estos no están en el padrón de la Junta de Conciliación.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

La orden del Chapito es imponer “a cualquier costo” al frente del STEUABJO a un empleado motejado “Casimira” quien se dice compadre de Eduardo Martínez Helmes.

La revuelta la iniciaron el pasado día 7 en la Escuela de Administración donde se juntaron unos 300 afiliados al mencionado sindicato para que el secretario general informara del pago de bonos que el gobierno les debe. El plazo para finiquitar el adeudo ya lo había decidido el gobernador del estado, pero ese fue el pretexto para pedir la destitución de Ariel Luján y la toma de sus oficinas.     Programaron asamblea para el pasado día siete, pero como no hubo quorum aquello se tornó en una revuelta incitada por los porros. Fue tal el desorden que ni siquiera hubo informe.

En el momento en que el secretario general Luján Pérez, preguntó por la cantidad de fichas que habían entregado para la instalación de la asamblea que requería de dos terceras partes de los dos mil afiliados, descubrió la trampa. Al no haber quorum, se inició el ataque de los golpeadores y gentes ajenas al sindicato.

 El “Shakira” incitó con gritos la agresión contra el secretario general y que renunciara. Los ánimos se calentaron y el dirigente sindical prefirió dejar la reunión. Fue el maremágnum y el anuncio de lo que está planeando el Chapito.

Compartir
Artículo anteriorAvanza conciliación entre San Martín Itunyoso y su agencia San José Xochixtlán
Artículo siguienteEL SALTO DEL CHAPULÍN
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.