LA BUENA Y LA MALA DOS NOTICIAS, una buena y una mala, generó en las últimas

0
367

LA BUENA Y LA MALA
DOS NOTICIAS, una buena y una mala, generó en las últimas 72 horas el Congreso del estado.
EN VOZ de su líder, el diputado HERMINIO CUEVAS CHAVEZ, anunció que no hay objeción para destituir del cargo al edil de Santa Lucía del Camino, el cuestionadísimo ALEJANDRO DÍAZ HERNÁNDEZ para que pueda ser llevado a juicio penal por la serie de abusos de poder en que incurrió y que tantas vences ha sido denunciado por el pueblo que mal gobernó.
ESTA puede considerarse la nota buena. La otra es que aceptaron “Fast Track” la solicitud de Juicio Político contra el gobernador ULISES RUIZ, que oficiosamente presentó el diputado del PANAL, CRISTOBAL CARMONA, audaz negociador de la política.
AUNQUE Herminio Cuevas informó que inmediatamente convocara a la comisión para analizar el documento derivado del dictamen de la Suprema Corte por el desastre del 2006 contra Ulises, justificó que hasta hoy le den atención al asunto cuando ya habían hecho la misma petición, porque “no lo habían planteado de manera formal, inclusive la propia Sección 22 del SNTE nos envió un documento y nunca lo vinieron a ratificar”.
EL CONGRESO tiene de aquí hasta el 13 de noviembre próximo para el procedimiento que, ayer mismo fue rechazado por los diputados electos que se adelantaron a decir que es “una mera simulación”
EL PANISTA Dagoberto Carreño, aseguró que con la propuesta de Juicio Político, es el mismo Ulises Ruiz quien busca auto exonerarse, porque el resultado claramente derivaría en la impunidad dado que la ley dice que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo asunto.
REUNIDOS todos los nuevos legisladores, lanzaron la advertencia: “frente al juicio político simulado vamos por
la vía penal”.

HUELE A MUERTE
Así definió el momento que vivimos actualmente, el arzobispo José Luis Chávez Botello, luego del asesinato del sacerdote Carlos Salvador Wotto. Puntual, el jerarca católico metaforizó que “la enfermedad grave en nuestra sociedad está en el interior”, más aún, anticipó, que “sin auténticos valores y convicciones seguiremos sufriendo cada vez más… pareciera que la sociedad huele a muerte”.
PERO cómo no va a ser así, si la esencia de forjamiento de la sociedad como lo es la educación y el civismo atraviesan por las más severas de la crisis y la decadencia, la extinta Ikram Antaki, en el “Manual del Ciudadano Contemporáneo” lo señalaba de la siguiente manera:
Para la autora, la descomposición social se debe a que la escuela se ha vuelto una institución débil, relajada y ello se ve hasta en el hecho de que el precepto autoridad se ha vuelto una palabra obscena, la política de no intervención total en los asuntos de los niños ha revelado ser de una violencia inaudita… más dañina que el autoritarismo de antaño.
Antes, los profesores iban en guerra contra la ignorancia, distribuían el conocimiento a niños destinados a la exclusión como a los niños privilegiados. Hoy ser profesor ya no es una promoción, (sobre todo en Oaxaca) tenemos maestros mediocres, faltos de vocación. La democracia no les ha servido: cada vez que las puertas de las escuelas se han abierto más anchas, su nivel ha bajado…
Los maestros tienen simbólica y prácticamente la tarea de reducir la brecha entre el principio de igual dignidad de los ciudadanos y la crueldad del funcionamiento desigual. Para Antaki, sólo son parcialmente responsables de los fracasos de la integración social, del desempleo y de la incultura Pero es bajo su mirada, entre sus manos, donde estas desgracias vienen a traducirse en los comportamientos de los jóvenes.
LA EDUCACIÓN CÍVICA
SOBRE la educación cívica ha sido desterrada de las aulas, la escritoria Antaki dice:
La sociedad además adolece de civismo, la virtud que da nacimiento a todas las demás virtudes particulares, y manifiesta una preferencia continua por el interés público. El civismo lo hemos reducido a discurso de obligaciones sin tomar el fondo de solidaridad colectiva. Vivir juntos, es decir, en sociedad, supone compromisos, enfrentamientos, hacen aceptar a los intereses particulares las leyes votadas en el nombre del interés general.
Para la ciudadanía existente, la ciudad de los hombres debe distinguirse de la ciudad de Dios, y lo privado de lo público; debe propagarse la creencia en la razón e inteligibilidad del mundo e instaurarse la ley.
Entonces, si educación o civismo es algo que se está desterrando gradual e inconscientemente de nuestra sociedad, con instituciones procuradoras de justicia convertidas en un mero ornamento, cuidado, como bien lo dijo el arzbispo Chávez, la sociedad huele a muerte, se encamina al fin de ese pacto social del que emergió.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Compartir
Artículo anteriorEL JUICIO POLÌTICO CONTRA URO UNA FARSA
Artículo siguienteLETRA DE CAMBIO
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta